El 11 de diciembre de 1987 la UNESCO declaró a Xochimilco, zona ubicada al sur de Ciudad de México, como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Es que Xochimilco aún es testimonio vivo de la cultura lacustre del valle de México, con sus chinampas, un sistema agrícola único en el mundo, que también sobrevive en Tláhuac y Milpa Alta.

Por su parte, la FAO ha incluido a las chinampas como parte de los Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM).

Islas artificiales

Descritas por los españoles como “islas flotantes”, las chinampas (del náhuatl chinampan, que significa “cercado de cañas”) son un sistema artificial de cultivo, construido sobre el agua.

Es posible que esta técnica haya iniciado en la época de los toltecas, pero fue en la del imperio azteca que este método adquirió especial auge en el lago de Texcoco, y llegó a ocupar casi la totalidad del lago de Xochimilco.

Los pueblos nahuas hacían las chinampas con troncos, cañas y varas entretejidas en forma de armazón que se cubría con una mezcla de tierra y materiales orgánicos Esta mezcla podía contener pasto, hojarasca, cáscaras de vegetales e incluso lodo proveniente del fondo del lago, con lo que quedaba garantizada la fertilidad para la agricultura.

Su utilidad

Podría decirse que las chinampas venían a ser como balsas gigantes; según algunas descripciones, el tamaño común que solían tener era de entre 16 a 20 metros de largo por 6 a 8 metros de ancho.

En ellas se cultivaban flores, hortalizas, frijol y maíz, y las raíces de todas estas plantas iban traspasando el fondo de la balsa y extrayendo directamente del lago el agua necesaria para su desarrollo.

Pero también se podían cultivar árboles; de hecho, se sembraban ahuejotes (sauces) para que estos árboles, al echar raíz y alcanzar el fondo del lago, afianzaran las chinampas al suelo.

Las chinampas hoy

Gracias a la humedad generada por los canales que las rodean, en las chinampas se pueda cultivar casi cualquier tipo de verdura y hortaliza, sin importar si es o no nativa.

Además, el sistema de las chinampas permite cosechar hasta tres veces por año.

Las chinampas ubicadas en Xochimilco y Tláhuac comprenden hoy casi dos mil hectáreas, y en la mitad de ellas se siguen cultivando hortalizas y flores, labor en la que trabajan cerca de 12 mil personas.

Sustentabilidad

La agricultura en chinampas es uno de los métodos más sustentables y respetuosos con el medio ambiente que se hayan inven- tado jamás.

Las chinampas ayudan a contrarrestar daños ecológicos, recuperan la tierra y restauran el tejido social al producir mucho más que alimentos: son fuente de oxígeno, paisajes hermosos y lugares de abundante diversidad biológica vegetal y animal.

Esto ha despertado el interés de restaurantes gourmet, que, atraídos además por la calidad de los productos de las chinampas, han incorporado cosechas chinamperas en sus platillos.

Ciudad sobre chinampas

Finalmente, hay que recordar que el sistema de chinampas también sirvió como un método de expansión territorial; más aún, casi toda la actual Ciudad de México se encuentra sobre chinampas antiquísimas que se afianzaron en el fondo del lago, el cual se fue secando.

TEMA DE LA SEMANA: LA GENEROSIDAD DEL INDÍGENA O LA CONQUISTA DE REGRESO

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 17 de octubre de 2021 No. 1371