México Tierra de Amaranto, es la organización no lucrativa que trabaja para buscar que el amaranto se conozca y se utilice como estrategia para mejorar la nutrición y las condiciones de vida de las comunidades rurales del país, generando una cultura de desarrollo y sustentabilidad. La fundadora y directora de México Tierra de Amaranto A.C., Mary Délano de Alcocer, habló con El Observador sobre la importancia de este alimento del futuro.

Por Rubicela Muñiz

Mary, como fundadora de este proyecto, ¿qué tan aprovechado consideras que es este alimento en México?

▶ Se ha incrementado el uso del amaranto en la elaboración de algunos productos tipo gourmet y/o sanos. Ahora se encuentra el amaranto reventado en algunas tiendas de supermercado, hay cereales y barras que lo contienen.

En la calle se venden las alegrías que desafortunadamente son barras muy baratas, elaboradas a base de amaranto y azúcar o piloncillo. Muchas de estas son duras y no enaltecen el gran valor nutricional que ofrece el amaranto.

¿A pesar del impulso sigue siendo un producto desconocido?

▶ En México se ha incrementado el conocimiento del mismo; pero sí sigue siendo desconocido su gran valor nutrimental, potencial de uso e historia.

¿Por su contenido nutrimental y su versatilidad, el amaranto se coloca como un alimento del futuro?

▶ Así es. El amaranto es el mejor alimento de origen vegetal que existe. Esto lo dice la FAO y la OMS desde 1975. Su balance de aminoácidos es casi perfecto. Contiene todos los aminoácidos esenciales, por lo que puede utilizarse como un substituto de carne o leche. No contiene gluten ni lactosa. Sus grasas ayudan a reducir los niveles de colesterol en sangre. Genera un efecto de saciedad. Contiene muchos minerales que aún son de interés para la comunidad científica.

¿Ha sido difícil crear una cultura de siembra y autoconsumo?

▶ Sí ha sido difícil. Algunas comunidades empiezan a realizar esta actividad con mucho entusiasmo, pero luego la falta de agua o de tiempo les impide ser constantes. Muchas han visto resultados tangibles en la mejora de su salud al incluir el amaranto en su dieta cotidiana. Al no tenerlo de acceso rápido abandonan los buenos hábitos adquiridos.

Hoy el amaranto no sólo brinda beneficios nutricionales sino también ecológicos y sociales.

▶ Así es. Ecológicamente el amaranto es una planta C4, que es muy efectiva para absorber el bióxido de carbono del aire, resiste la sequía. Socialmente tiene el potencial de generar muchos empleos en el campo y de integrar a las comunidades en torno a una cultura de salud y unidad.

¿Cómo se pueden aprovechar al máximo el uso del amaranto?

▶ Aprendiendo a utilizarlo y asegurando que sea accesible para aquellos interesados en su uso. El amaranto se puede aprovechar en sus tres formas: grano reventado, harina y hoja. Uno puede aprender cómo planear sus menús, integrando 30 gramos de amaranto en su dieta cotidiana. Los resultados que hemos logrado con esta metodología son asombrosos.

¿Dónde enfoca sus esfuerzos México Tierra de Amaranto?

▶ Sólo México Tierra de Amaranto A.C. (MTA) enfoca sus esfuerzos para utilizar el amaranto como estrategia para mejorar la nutrición, salud y condiciones de vida en comunidades vulnerables.

MTA impulsa la producción, conocimiento, investigación y desarrollo de nuevos productos con amaranto y constantemente busca integrar a todos los sectores de la sociedad, ya que juntos podremos hacer realidad las promesas que guarda el amaranto para construir un mundo más unido, sano y próspero.

La estrategia para integrar 30 gamos de amaranto en la dieta cotidiana cuenta con datos crecientes de mejora en la salud de niños, adultos y pacientes diabéticos desde el 2016. México Tierra de Amaranto tiene todas las ganas e interés de difundir y hacer que esté conocimiento, que nos ha funcionado, se replique de la mejor manera posible. Los problemas de malnutrición se pueden resolver sistemáticamente. En eso trabajamos todos los días.

TEMA DE LA SEMANA: LA GENEROSIDAD DEL INDÍGENA O LA CONQUISTA DE REGRESO

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 17 de octubre de 2021 No. 1371