Por Jaime Septién

Elsa Cecilia Frost es autora de la mejor investigación sobre la visión franciscana del Nuevo Mundo. Intitulada La historia de Dios en las Indias, muestra en sus páginas los motivos, la esencia, el sentido de la llamada conquista espiritual de México que ahora, por intervención de la ideología en el poder, es parte integrante de la “leyenda negra” sobre la conquista española, como si los franciscanos –los primeros misioneros que llegaron a estas tierras—fueran iguales a los soldados, a los encomenderos, a los buscadores de fortuna.

El texto enseña cómo la visión franciscana de la historia, “en la que cada suceso, lejos de ser un accidente, es un eslabón en el plan de la providencia”, establece que todo lo sucedido en el Nuevo Mundo estaba “previsto por Dios y anunciado por sus profetas”. En consecuencia, los misioneros tenían el deber de llevar a los indígenas a la salvación, liberándose del culto a sus dioses, enseñándoles que los sacrificios humanos y todas sus idolatrías eran posesiones del demonio. Que Cristo, con su sangre, ya los había redimido, pues ellos eran también hijos de Dios.

Fray Jerónimo de Mendieta veía en los naturales un ejemplo de humildad, respeto, obediencia, mansedumbre. “La paciencia de los indios es increíble… En la paciencia y conformidad con la voluntad de Dios con que mueren, quisiera alegrarme…”. El diablo los había tomado por su inocencia. El Evangelio hará que surja un pueblo que compense lo que Europa perdió con la irrupción de Lutero. La nueva cristiandad será posible y, con ella, el fin de los tiempos. Todos seremos uno con Cristo. Esa misión la recuerda hoy El Observador, justo homenaje al santo de Asís.

TEMA DE LA SEMANA: LA VISIÓN FRANCISCANA DEL NUEVO MUNDO

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 3 de octubre de 2021 No. 1369