El sacerdote francés Georges Chevrot (1879-1958), quien también fue predicador y escritor, además de miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas de Francia, impartió una serie de charlas radiofónicas que más tarde fueron recogidas en un libro con el título “Las pequeñas virtudes del hogar: charlas radiofónicas”.

Chevrot afirma que “la vida familiar exige gran número de pequeños deberes que a menudo suelen descuidarse; ya porque son muy numerosos, ya porque no nos parecen muy importantes. Sin embargo, lo son. Además, como hacía notar san Francisco de Sales, estas pequeñas virtudes requieren una gran virtud, es decir, un gran amor, que se trasluce en los más pequeños detalles”.

El motor de un hogar es la conciencia que cada uno de sus miembros tiene de que su felicidad pasa por que los otros estén felices.

Ahora bien, hay virtudes que se dan mejor en una persona que en otra; algunas son casi “naturales” dependiendo del temperamento del individuo. Pero también influyen, a favor o en contra de la práctica de las virtudes, los factores sociales y culturales.

En México, en general, hay dos virtudes que no se ven mucho: la economía y la puntualidad.

ECONOMÍA

Con frecuencia el mexicano, apenas tiene dinero en la mano, corre a gastarlo. Rara vez piensa en el ahorro. Disfruta su dinero, sí, y hasta es generoso; pero no suele ser cuidadoso con sus recursos, por lo que llega a los últimos días del mes o de la quincena sin un peso en el bolsillo.

El padre Chevrot dice que la virtud de la economía consiste en procurar que nada se pierda y en sacar en cada cosa el mejor partido posible.

Aclara que no está peleada con la virtud de la generosidad, y que, inclusive, para ser generoso se tiene que desarrollar primero la virtud de la economía.

Pero no debe confundirse la economía con la tacañería ni con avaricia.

PUNTUALIDAD

Es puntual quien cumple exactamente lo que debe. La falta de puntualidad supone una falta de caridad y de justicia hacia nuestro prójimo. La falta de puntualidad supone una gran dosis de egoísmo.

Chevrot habla sobre aprovechar bien el tiempo como signo de puntualidad. Además reflexiona en que, aun siendo corta la vida, se podrían realizar muchas cosas buenas si se invirtiera el tiempo todos los días con exactitud.

TEMA DE LA SEMANA: PEQUEÑAS VIRTUDES QUE HACEN GRANDE A LA FAMILIA

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 31 de octubre de 2021 No. 1373