Enrique Ernesto Shaw (1921 –1962) fue un marino y empresario católico argentino, miembro de la Congregación Mariana, esposo, y padre de 9 hijos, cuyo proceso de canonización inició en 1967, y en 2021 fue declarado venerable.

Basándose en la doctrina social de la Iglesia, fundó la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa. Publicó varios libros, entre ellos: “La misión de los dirigentes de empresas” (1958), “Eucaristía y vida empresaria” (1959) y “Ética del marketing y su proyección social” (1962). Ayudó a crear la Universidad Católica Argentina, participó en la fundación de Caritas y del Club Serra, y formó parte del Movimiento Familiar Cristiano.

Aunque no actuó directamente en política, ayudó a redactar las bases de la Democracia Cristiana en la Argentina, y, siendo militante de la Acción Católica, fue detenido durante el gobierno izquierdista de Juan Domingo Perón.

Como director de una empresa de cristalería con 3 mil 400 obreros, Shaw impulsó una caja previsional propia, además de una mutual para brindar servicios médicos, subsidios por enfermedad y préstamos para urgencias en casos de casamiento, nacimiento o fallecimiento. Su consigna era:

“Debemos crear trabajo. Y cuanto más eficiente sea nuestra labor, más recursos tendrá la Providencia para repartir entre pobres y necesitados”.

TEMA DE LA SEMANA: ¿SE PUEDE LIDERAR A UN PUEBLO SIN RENUNCIAR A LA FE?

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 7 de noviembre de 2021 No. 1374