Se completa la triología sobre las virtudes cardinales

 

Este texto en varios sentidos es histórico. No sólo por el hecho de ser la primera encí­clica de un pontifica­do, sino también por la aceptación explícita de que es un escrito en su mayoría redac­tado por Benedicto XVI, el cual será firma­do por el papa Francis­co y quien sólo añadió algunas reflexiones.

Esta encíclica comple­tará el abordaje de las virtudes cardinales (Fe, Esperanza y Caridad) que se propuso escribir Joseph Ratzinger durante su pontificado. Fruto de esta labor surgie­ron las encíclicas Deus caritas est y Spe salvi. Su inesperada renuncia impidió que la última, dedicada a la fe, fuera publicada bajo su nombre.

Ahora, con la publicación de este primer documento titulado Lumen fidei, queda completa la trilogía y se complementa un importante cúmulo de enseñanzas sobre las virtudes car­dinales.

La encíclica es una carta solemne sobre asuntos de la Iglesia o determi­nados puntos de la doctrina católica dirigida por el papa a los obispos y fieles católicos de todo el mundo y está considerada como uno de los documentos más importantes en el magisterio pontificio.