Por Jaime Septién

Consagrarle el mundo al Corazón de María es ponerle al ser cristiano el sello del «sí» femenino: el genio por el cual el ser humano se humaniza. Todo lo que toca la mujer lo convierte en milagro. Todo lo que toca María lo convierte en hijo.