Por Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco |

En el pasado Encuentro de la Provincia de Acapulco, las diócesis de Guerrero asumimos un compromiso dispuesto ya por la Conferencia del Episcopado Mexicano en su plan de acción ante la crisis social y política como parte de la campaña por 1 Mexico en Paz: promover el diálogo como una herramienta eficaz orientada a la resolución de conflictos. En los procesos de paz donde ha habido guerras civiles, el dialogo ha sido el camino obligado para llegar a acuerdos básicos entre las partes confrontadas, como está sucediendo actualmente en Colombia con los diálogos en La Habana.

Aunque no es el caso de una guerra civil convencional el que tenemos en México en general, y en Guerrero en particular, sí tenemos una situación que ha deteriorado gravemente la gobernabilidad y el tejido social y existe la posibilidad de que se desarrolle la polarización social con resultados indeseables. En este sentido, las autoridades y la sociedad necesitamos afrontar responsablemente estos riesgos para no debilitar las diferentes instancias y buscar formas de fortalecernos para estar a la altura de sus necesidades y encontrar alternativas.

Las diócesis de Guerrero, después de haber analizado la situación actual y de haber pensado sobre nuestra contribución propia, hemos determinado que una de nuestras tareas sería promover el diálogo social, para abrir caminos de solución a los grandes conflictos y a las causas que los producen. Aceptando que lo que nos toca es promover y facilitar el diálogo entre las partes, no ser actores directos o protagonistas. Este diálogo se orientaría hacia la construcción de la paz, incluyendo los temas de la justicia y de la verdad. No puede haber paz sin justicia y tampoco sin la verdad. Agentes de pastoral de las cuatro diócesis iniciarán procesos de capacitación para animar los diálogos y para invitar a los diversos actores sociales a sentarse a la mesa a escucharse y a buscar caminos de entendimiento y alternativas de solución a los conflictos, lo mismo que proyectos de un futuro de paz y sana convivencia en la sociedad.