Por Mónica Olvera

¿Qué padre no quiere que su hijo tenga la seguridad de sentirse amado? Si supiéramos lo esencial que es esto para construir vidas fructíferas y felices, estaríamos mas enfocados en transmitirles el amor. Lo siguiente que está enfocado en la primera infancia, nace de mi experiencia personal y aquello que mi conciencia y corazón me dicta para que mi niña se sienta valorada y amada. Son ideas sencillas, no exigen una inversión onerosa sino entregarte a ti mismo:

1.- Cuando lo despiertes en la mañana, hazlo alegremente, expresando el agradecimiento por tenerlo un día más.

2.- Enséñale a orar y encomendarse a Dios todos los días. Que sepa que va acompañado por Jesús y María.

3.- Cuando llegue a casa o lo recojas de algún lado, recíbelo con los brazos abiertos y una sonrisa, poniéndote a su altura (en cuclillas), manifestando el gusto de encontrarlo nuevamente.

4.- Inicia la conversación preguntando cómo estuvo su día, cómo se sintió. Cuéntale también de forma natural y sencilla el tuyo y las emociones que tuviste.

5.- Escúchalo atentamente, procurando mirarlo a los ojos aún cuando sólo balbucee. Mantén algún contacto físico mientras hablan.

6.- Muéstrale tu respeto al apartar tu celular cuando conviven, siléncialo si es te es posible. Los whats y face pueden esperar.

7.- Pregúntale si requiere ayuda o apoyo para algo, practica una actitud de servicio.

8.- Descubre sus gustos y preferencias de comida, juguetes o diversiones. De vez en vez regálale un detalle en relación a esto.

9.- Enséñale cosas nuevas que sean para su crecimiento.

10.- Corrígele con paciencia y sé consistente en las normas o límites importantes.

11.- Dile lo que te gusta o admiras de él, anímalo a potenciar sus cualidades y destrezas (clases extra).

12.- No lo sobre protejas, dale la oportunidad de intentar las cosas por sí mismo, mantén la calma.

13.- Vive aquellos hábitos que te gustaría él imite. Evita aquello que no quieres copie.

14.- Sé amable y considerado con todos: papá, hermanos, abuelos, etc. Pide las cosas por favor y da las gracias.

15.- Procura variedad y equilibrio en las actividades: jugar al aire libre, pintar, leer, ayudar en casa, bailar, actividades culturales e infantiles, etc.

16.- Permítele convivir con otros miembros de la familia, amigos, personas del club, tu comunidad eclesial, etc.

17.- Pídele perdón si te has equivocado. Enseña que pedir perdón es algo necesario en las relaciones humanas.

18.- Protege su inocencia, cuidando lo que observa y oye. Más adelante reflexiona acerca de los mensajes detrás de películas, canciones, libros, etc.

19.- No le des todo lo que pida ni en el instante que lo quiere. Es bueno a veces no conseguir todo lo que deseamos o esperar por ello.

20.- Busca la manera inteligente de decirles siempre la verdad, adaptada a su edad.

Mónica Olvera es licenciada en Educación y Desarrollo con un diplomado de Teología del Amor, especialista en el Creighton Model System, da pláticas prematrimoniales.

Página de Facebook: Mónica Olvera Consultoría