¿Cuáles son las palabras exactas que pronunció el sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla la madrugada del 16 de septiembre de 1810, con las cuales llamó al pueblo a levantarse en armas? El Cura debió  pronunciar primero un discurso para convencer a la gente, pero sus palabras finales habrían sido las que inspiraron la tradicional ceremonia cívica del 15 de septiembre que, año con año, culmina con tres «¡Viva México!» (algo que obviamente Hidalgo no pronunció).  Hay varias versiones sobre lo que fue su grito de guerra:

«¡Viva Nuestra Madre Santísima de Guadalupe! ¡Viva Fernando VII y muera el mal gobierno!»

Estas palabras son las que Hidalgo escribió en su estandarte de la Virgen de Guadalupe, según recogió en un oficio monseñor Manuel Abad y Queipo, obispo de Valladolid, el cual fue publicado el 28 de septiembre de 1810 en la Gazeta Extraordinaria del Gobierno de México.

«Viva la religión católica! ¡Viva Fernando VII! ¡Viva la patria y reine por siempre en este continente americano nuestra sagrada Patrona la Santísima Virgen de Guadalupe! ¡Muera el mal gobierno!»

Es una versión anónima de 1810.

«¡Viva la América! ¡Viva Fernando VII! ¡Viva la religión y mueran los gachupines!»

Según un sermón predicado en el templo parroquial de Guanajuato,  el 7 de diciembre de 1810,  por el sacerdote fray Diego de Bringas.

« ¡Viva América! ¡Viva la religión y muera el mal gobierno!»

Según versión de  Juan Aldama, presente en el momento del «Grito», pero dada por él en 1811.  Es la única que omite al rey Fernando VII.

«¡Viva Fernando VII y la Virgen de Guadalupe!»

Fray Servando Teresa de Mier escribió  en 1813 esta versión, puesta no en labios de Hidalgo sino de los presentes, tras que el Cura los arengara diciéndoles: «Hoy debía ser mi primer sermón de desagravios; pero será el último que os haga en mi vida. No hay remedio: está visto que los europeos nos entregan a los franceses; veis premiados a los que prendieron al Virrey y relevaron al Arzobispo, porque nos defendían. El Corregidor, porque es criollo, está preso. ¡Adiós, Religión! Seréis jacobinos, seréis impíos. ¡Adiós Fernando VII! Seréis de Napoleón».

A ello habría contestado la gente: «No, padre, defendámonos: ¡Viva la Virgen de Guadalupe! ¡Viva Fernando VII!».

«¡Viva la religión! ¡Viva nuestra Madre Santísima de Guadalupe!  ¡Viva Fernando VII! ¡Viva la América y muera el mal gobierno!».

Fray Servando Teresa de Mier escribió  en 1813 esta versión, puesta no en labios de Hidalgo sino de los presentes, tras que el Cura los arengara diciéndoles: «Hoy debía ser mi primer sermón de desagravios; pero será el último que os haga en mi vida. No hay remedio: está visto que los europeos nos entregan a los franceses; veis premiados a los que prendieron al Virrey y relevaron al Arzobispo, porque nos defendían. El Corregidor, porque es criollo, está preso. ¡Adiós, Religión! Seréis jacobinos, seréis impíos. ¡Adiós Fernando VII! Seréis de Napoleón».

A ello habría contestado la gente: «No, padre, defendámonos: ¡Viva la Virgen de Guadalupe! ¡Viva Fernando VII!».

«¡Viva la religión! ¡Viva nuestra Madre Santísima de Guadalupe!  ¡Viva Fernando VII! ¡Viva la América y muera el mal gobierno!».

Así lo recogió en 1840 el historiador Lucas Alamán, quien señala que a estas palabras de Hidalgo repondió el pueblo gritando:

«¡Viva la Virgen de Guadalupe  y mueran los gachupines!».

TEMA DE LA SEMANA: ¿QUÉ FUE EXACTAMENTE “EL GRITO DE DOLORES”?
Publicado en la edición impresa de El Observador del 16 de septiembre de 2018 No.1210