Por Silvia del Valle

Es muy común que existan personas que, de buena voluntad, quieran aconsejarnos en cómo debemos educar a nuestros hijos o cómo debemos organizar nuestra vida familiar.

Esto provoca grandes problemas que, si no tenemos una buena comunicación familiar, pueden dañarnos gravemente.

Lo que es claro es que nosotros, los papás, somos los primeros y principales educadores de nuestros hijos, así que aquí te dejo mis 5Tips para evitar esos intrusos en la educación de nuestros hijos.

PRIMERO: Papá y mamá son los responsables de la educación de los hijos

Es un derecho natural que está reconocido en muchos pactos internacionales, como el de San José, entre otros, y que debemos aprender a ejercer.

El Papa Francisco nos lo ha dicho claramente: hay que regresar del exilio y comenzar a educar a nuestros hijos.

La educación es un derecho, pero también una obligación que debemos cumplir por el bien de nuestros pequeños, no importa la edad que tengan.

SEGUNDO: Todos los demás pueden opinar

Es importante tener en cuenta que los que están a nuestro lado no podrán dejar de darnos su opinión, pero es sólo eso: una opinión.

Cada cabeza es un mundo, y cada quien ve la vida de forma distinta; por eso es necesario escuchar todo y sólo tomar lo que nos puede beneficiar.

Escuchar no quiere decir hacer todo al pie de la letra.

TERCERO: No deben discutir por lo que los demás opinan

Es importante que, como esposos, lleguen a un acuerdo para no discutir por las opiniones de los demás.

Por el contrario, agradezcan todo y filtren lo que les vayan diciendo.

Esto también aplica con nuestros hijos más grandes, ya que ellos ya se dan cuenta de lo que los demás dicen.

Debemos llegar a un acuerdo y saber que en casa se dialoga lo que los demás dicen como opinión sobre nuestra familia.

CUARTO: Es importante poner las reglas claras

Todos los miembros de la familia las debemos conocer.

Poner límites es muy sano, no sólo hacia afuera de la familia, sino hacia adentro también.

Si nuestros hijos ven que alguien está terqueando sobre cómo deben ser educados, ellos no deben participar de la plática y esperar a que seamos papá o mamá los que opinemos y pongamos el límite.

Y QUINTO: La última palabra la tienen papá y mamá

Muchas opiniones podemos tener; pero al final quienes deciden cómo se van a educar a los hijos somos los papás.

Así que hagamos oración y tengamos un discernimiento para saber qué rumbo vamos a tomar como familia y cómo vamos a educar a nuestros hijos.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 25 de noviembre de 2018 No.1220