El baile, además de ser un ejercicio físico, es un excelente aliado para combatir la tristeza. Nuestros jóvenes están quedando expuestos a un mundo que los pone melancólicos, desactivados y con profundos sentimientos de tristeza. Antes de llegar al psicólogo, los expertos recomiendan bailar.

Por Mary Velázquez Dorantes
Como un método para sacudir los malos pensamientos, la nostalgia, la pereza entendida como el abandono interior de la persona humana, es recomendable bailar. Bailar produce la posibilidad de sentir equilibrio emocional, activar la mente y las ondas cerebrales, resolver problemas complejos, ejercitar las capacidades expresivas. No es necesario ir a una fiesta, tampoco estar en un lugar especial, se puede ejecutar desde casa.

El baile provoca la sonrisa, la libe-ración de toxinas y la activación del buen humor. Es una actividad que se ejecuta en cualquier espacio. Tiene grandes beneficios como leer, resolver crucigramas o andar en bicicleta. Hoy te presentamos cinco beneficios que obtendrás si le pones un toque de baile a tu vida.

 ERES TÚ, ¡COMPLETO!

Es evidente que las nuevas genera- ciones se esconden de sí mismas. Pareciera una naturaleza social producto de la vida a través de pantallas. El efecto del baile produce la sensación de liberar a la persona que verdaderamente se es. Cuando se baila se desechan los prejuicios, los paradigmas, la timidez. Se refuerza la seguridad personal y la autoestima crece, expandiendo la esencia del ser en todas las actividades de la vida cotidiana.

El famoso miedo al ridículo desaparece cuando la escena, además de bailar, también te permite cantar y sonreír. El hecho de bailar logra la co-
nexión con las emociones de la persona pero, sobre todo, con la esencia de ser únicos. El llamado auto concepto se fortalece a través de esta actividad tan fácil de ejecutar ante cualquier situación.

 SACÚDETE LA SOLEDAD

El baile es considerado un acto social, que te ofrece la posibilidad de hacer amigos y compañeros. El ritmo de la música, en conjunto con los movimientos corporales, activa la sensación de no estar solo, se abre la puerta a las sensaciones, sentimientos, alegrías, agobios y frustraciones; es la posibilidad de tomar un antídoto que ayudara a vincularte contigo y con los demás, dado que es considerada una disciplina sociocomunicativa.

No importa no ser experto en el baile. La idea central es sentir el movimiento del cuerpo junto a la sensación de sacudir un estado de ánimo que te abruma, genera tensión y provoca aislamiento.

 EL MEJOR ANTIDEPRESIVO

En el mundo de las píldoras y los altos costos de ser dependientes de éstas, el baile es el mejor antidepresivo del momento. Estudios en medicina emocional afirman que la salud de las personas con depresión y estrés mejoraron en un 50% cuando se activaron terapias de baile, dado que los problemas que suceden dentro de la mente, se dispersan; el estado de ánimo mejora notablemente, los problemas imaginarios se suspenden y la idea de ser completamente felices aflora en el momento en que mente y cuerpo se ponen en movimiento.

Se ha comprobado científicamente que es un aliado para combatir el Alzheimer, así como los problemas de la memoria y el estrés. Los famosos sentimientos de aislamiento desaparecen, el nivel de energía aumenta, y el estímulo físico provoca que la mente no enferme.

 ERES LIBRE

El resorte de sentir que somos libres es liberado gracias al baile. Las ataduras del tiempo, de las emociones, de la sociedad, quedan liberadas en el momento que se pone ritmo al cuerpo. Las personas que bailan sienten un grado de satisfacción parecido a la toma de conciencia de la li- bertad individual.

Aumenta las capacidades de respuesta, logra manifestar la pre- sencia de inteligencia personal. No se requiere de una determinada edad para activarlo, la diversidad de las melodías posibilita hacerlo en cualquier momento, mientras el físico y la mente se ponen en marcha.

 UNA DIVERSIÓN ÚNICA

Si los reportes científicos no son suficientes pero tampoco los emociona- les, entonces baila para divertirte, reír, pasar un momento alegre. El baile, en conjunto con la música, generarán un momento único. Es imposible bailar sin sentir felicidad, plenitud. Es la herramienta única para que el tiempo pase rápido sin evadir la reali-
dad. No importa si te mueves bien o mal, simplemente baila, con amigos, con pareja o solo, baila para sacudir lo que te agobia o te pone triste, baila para ser tú y estar alegre.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 7 de abril de 2019 No.1239