San José María de Yermo y Parres nació en la Hacienda de Jalmolonga, Malinalco, estado de México, el 10 de noviembre de 1851.

Fue educado cristianamente por su papá, el abogado Manuel de Yermo y Soviñas, con ayuda de una tía, ya que su mamá murió 50 días después del nacimiento de José María.

Sintió el llamado de Dios al sacerdocio y a los 16 años ingresó a la Congregación de la Misión, (Padres Paúles). A los 25 se cambió al Seminario diocesano de León, Gto. El 24 de agosto de 1879 fue ordenado presbítero.

En aquel primer asilo para pobres hizo una gran obra de promoción social y de evangelización; pero se extendería su obra por diversos puntos del país, lo que le ganó el título de «gigante de la caridad» , e incluso Maximiliano de Habsburgo lo condecoró.

Pidió permiso a su obispo para iniciar una casa de acogida para los más pobres, y así fundó el «Asilo del Sagrado Corazón». Cuatro señoritas quisieron colaborar con él en dicho asilo a fin de atender a los abandonados y necesitados, y con ello el padre Yermo también dio inicio a una nueva congregación religiosa, las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres, el 13 de diciembre de 1885. Además, en sólo tres años, logró que la Capellanía de El Calvario se convirtiera para toda la ciudad en un importante Centro de Adoración Eucarística y de devoción al Sagrado Corazón.

Después de trabajar un tiempo en la Catedral de León, fue enviado a trabajar en dos capellanías de extrema pobreza: la de El Calvario y la de El Santo Niño. Y un día, al cruzar el río de paso a El Calvario, vio a unos cerdos que estaban devorando a dos bebés recién nacidos. Ese espantoso incidente definiría lo que haría en adelante como sacerdote.

Pidió permiso a su obispo para iniciar una casa de acogida para los más pobres, y así fundó el «Asilo del Sagrado Corazón». Cuatro señoritas quisieron colaborar con él en dicho asilo a fin de atender a los abandonados y necesitados, y con ello el padre Yermo también dio inicio a una nueva congregación religiosa, las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres, el 13 de diciembre de 1885. Además, en sólo tres años, logró que la Capellanía de El Calvario se convirtiera para toda la ciudad en un importante Centro de Adoración Eucarística y de devoción al Sagrado Corazón.

En aquel primer asilo para pobres hizo una gran obra de promoción social y de evangelización; pero se extendería su obra por diversos puntos del país, lo que le ganó el título de «gigante de la caridad» , e incluso Maximiliano de Habsburgo lo condecoró.

En 1891 fue candidato para ser consagrado obispo de la diócesis de Tehuantepec, y en 1893 para la diócesis de Cuernavaca; pero rechazo ambas propuestas, quedando el resto de su vida como presbítero, a fin de no alejarse del servicio directo a los pobres y abandonados.

El padre Yermo fundó escuelas, hospitales, casas de descanso para ancianos, orfanatos, y una casa muy organizada para la regeneración de la mujer. Ésto es lo que alcanzó a hacer en vida:

  • 1885 León, su primer asilo para pobres.
  • 1888 Puebla, un asilo de ancianos.
  • 1890 Mérida, una escuela.
  • 1890 Teziutlán, un hospital.
  • 1894 Puebla, casa «Misericordia Cristiana».
  • 1895 Tulancingo, una casa-hogar y escuela.
  • 1895 Ocotlán, una casa-hogar y escuela.
  • 1900 Córdoba, una casa-hogar y escuela.
  • 1901 Guadalajara, casa-hogar «San Felipe».
  • 1901 Guadalajara, casa-hogar «La Luz».
  • 1901 Irapuato, casa-hogar y escuela.
  • 1904 Chihuahua, talleres para obreras.
  • 1904 Carichí, escuela.

San José María falleció antes del amanecer del 20 de septiembre de 1904 en la ciudad de Puebla de los Ángeles. Fue beatificado el 6 de mayo de 1990, y canonizado el 21 de mayo de 2000.

TEMA DE LA SEMANA: LA IGLESIA DE LOS POBRES EN MÉXICO

Publicado en la edición impresa de El Observador del 15 de septiembre de 2019 No.1262