La imagen que ilustra esta página es una foto de una pintura al óleo de la artista y académica sor Isabel Guerra, que representa la muerte de santa Teresa de Jesús.

Quien acompañaba a la Santa en ese instante era la beata sor Ana de San Bartolomé, que recogió el hecho en su Autobiografía: «El día que murió estuvo desde la mañana sin poder hablar; y a la tarde me dijo el padre que estaba con ella que me fuese a comer algo. Y en yéndome, no sosegaba la Santa, sino mirando a un cabo y a otro. Y díjola el padre si me quería, y por señas dijo que sí, y llamáronme. Y viniendo, que me vio, se rió; y me mostró tanta gracia y amor, que me tomó con sus manos y puso en mis brazos su cabeza, y allí la tuve abrazada hasta que expiró».

Cuenta la beata Ana que había en el convento un almendro seco y que, a la mañana siguiente, ella y otras religiosas pudieron constatar este prodigio: el «arbolillo seco y que nunca había llevado fruto, que estaba en un campecillo que caía delante de la celda donde la dicha madre Teresa de Jesús estaba muerta, estaba cubierto de flor y blanco como la nieve». Además, otros testigos destacaron la tersura que recuperó el rostro inerte de Teresa de Jesús y el notable aroma que salía de su cuerpo y envolvía la celda: «El cuerpo quedó blanco… y no se echaban de ver las arrugas que por su edad tenía».

Lo del agradable perfume que emanaba, es el fenómeno sobrenatural llamado «osmogenesia», registrado con frecuencia en algunos santos y sus reliquias después de muertos.

Santa Teresa fue sepultada en el convento de Alba de Torres, y antes de que se cumpliera el primer aniversario de su deceso se procedió a la primera exhumación de su cuerpo, que se encontró incorrupto. Entonces, según las costumbres de la época respecto de las reliquias de los santos, el padre Jerónimo Gracián le amputó una mano para llevarla a las carmelitas de Ávila, aunque sin el dedo meñique porque se quedó para él.

Tres años después del fallecimiento, la Orden de los Carmelitas Descalzos mandó llevar el cuerpo a Ávila, así que fue exhumado de nuevo y se trasladó hacia el citado lugar el cuerpo incorrupto de la Santa, aunque sin un brazo que se quedó en Alba de Tormes para compensar la pérdida.

La decisión hizo que los Duques de Alba echaran mano de su poder para recuperar el cuerpo, logrando que el Papa Sixto V ordenara el retorno. Hasta la fecha está en la capilla de la Iglesia de la Anunciación de Nuestra Señora de Alba de Tormes, custodiado por nueve llaves. Ahí, en sendos relicarios, están aparte el brazo izquierdo y el corazón de santa Teresa de Jesús.

SUS RELIQUIAS DE PRIMER GRADO

Existen tres tipos de reliquias de santos: las de primer grado corresponden a alguna parte de su cuerpo; las de segundo grado, a algún fragmento de su ropa o de algo que el santo usaba (rosario, cruz, etc.), o bien objetos que les hayan causado el maririo; y las de tercer grado, que son cualquier objeto que ha tocado a una reliquia de primer grado o a la tumba de un santo.

Éstas son las reliquias de primer grado de santa Teresa de Ávila y su ubicación:

  • Brazo izquierdo.– En Alba de Tormes.
  • Corazón.– En Alba de Tormes.
  • Un pie.– En Roma.
  • Parte de la mandíbula.– En Roma.
  • La mano izquierda.– En Lisboa.
  • Un dedo.– En París.
  • La mano derecha.– En el convento de las carmelitas de Ronda. Antes, Francisco Franco la tuvo en su casa y le hizo construir un pequeño altar para venerar la reliquia.
  • – Hay otras reliquias menores repartidas por el mundo.

¿QUÉ TIENE QUE VER ESTA SANTA CON LOS AVENGERS?

La serie de películas de superhéroes conocidos como los Avengers, creada por Marvel Studios, tuvo en sus cintas Inflnity War (2018)y Endgame (2019) el guante del villano Thanos, donde están incrustadas las seis «gemas del infinito», como elemento central de la historia.

Sin embargo, dicho guante está claramente inspirado en el relicario que contiene una de las manos incorruptas de santa Teresa de Jesús. Basta ver las imágenes para corroborarlo.

TEMA DE LA SEMANA: TERESA LA GRANDE: ACERCAR EL CIELO

Publicado en la edición impresa de El Observador del 6 de octubre de 2019 No.1264