Salud, belleza, terapias alternativas, entretenimiento, diversión, calidad de vida, son algunas de las ideas principales que rodean a la industria del bienestar. Prometen la sanación a corto plazo o una vida de estabilidad

Por Mary Velázquez Dorantes

El chamanismo, el oscurantismo, la astrología, son algunas de las «fórmulas sanadoras». Objetos como las rocas, los cristales, las pulseras de la suerte se han vuelto los amuletos de «protección» de las nuevas generaciones. Expertos en enfoques psicológicos han denunciado a este tipo de industrias por engañar a las personas, por ofertar la salud sin conocer el interior del ser humano y sin la profundidad de la existencia humana.

EL BUEN VIVIR, EL NUEVO LEMA

Bajo el buen vivir se han instalado las nuevas industrias del bienestar, quienes alrededor de su mercadotecnia ofrecen satisfacción humana, espiritual e incluso material. Algunas aumentan el alto índice de «necesidades» y convierten lo necesario en lo superfluo, utilizan el mundo espiritual para la liberación de las almas y la venta de las protecciones espirituales. Nos hablan de energías, auras y sabiduría profunda. Se trata de una nueva forma de fraude, donde prometen sanar a todos, adivinar el destino o leer las constelaciones familiares bajo el engaño de quienes practican la hechicería y el chamanismo.

El buen vivir ha generado una utopía en las nuevas generaciones, quienes anhelan no enfrentarse al dolor y buscan vivir en un estado constante de euforia, responsabilizar a las circunstancias, al pasado o a los otros de sus propias responsabilidades.

INCAUTOS A LA ORDEN DEL DÍA

Curanderos, magos, adivinos, motivadores, coach, como gusten ser denominados, son quienes alientan hacia una vida sin problemas, con soluciones prácticas.

Son los «maestros» idóneos para las personas que por ver amenazados sus privilegios de vida y luchando por evitar perder las comodidades o beneficios, acuden a sus «enseñanzas», volviéndose unos verdaderos incautos de estafadores. Otra de las propuestas de las industrias del bienestar se encuentra en el llamado del desarrollo personal, bajo lemas como los pensamientos universales o el bienestar occidental. Todo ello se presenta bajo un discurso innovador, donde el ser humano se reconstruye y obtiene mayores beneficios que las generaciones pasadas.

EL CRECIMIENTO DE LA INDUSTRIA WELLNESS

Se denomina industrias wellness a los nuevos nichos de mercado que oferta bienestar en el espacio de trabajo, aguas termales, la industria de los spa, las medicinas alternativas, el mundo fitness, la comida y la nutrición saludable, los tratamientosde la ansiedad, entre muchas opciones donde se promueve el bienestar a través de servicios terapéuticos que renuevan la mente, el cuerpo y el espíritu.

Estas industrias han experimentado un crecimiento de más del 20% en los últimos tres años, lo que las coloca dentro de un mercado floreciente para todos aquellos que se preocupan por mejorar su vida. Algunas de estas industrias apuntan hacia la dirección de los videntes, la posición de los planetas, el misticismo, la lectura de cartas u objetos de suerte.

Es un fenómeno que está arrasando y es el reflejo de los pensamientos de las nuevas generaciones. La bandera del bienestar en muchos de los casos está cubierta por la estafa, la frivolidad, el autocuidado y las nuevas formas de conexión con los objetos y las modas.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 13 de octubre de 2019 No.1266