Se llamaba Teresa de Cepeda y Ahumada, y nació el 28 de marzo de 1515, en Ávila, España.

Su padre, Alonso Sánchez de Cepeda, era viudo y con dos hijos cuando se casó con Beatriz Dávila y Ahumada, con quien tuvo diez hijos. De los doce hijos de don Alonso (3 mujeres y 9 varones), Teresa fue la quinta.

Con su hermano Rodrigo, tres años mayor que ella, Teresa leía libros de santos y de caballería; soñaban con ir a tierras dominadas por moros (musulmanes) para morir «descabezados» por su fe en Cristo. Un día cogieron comida y partieron rumbo al martirio, pero un tío los encontró a las afueras de Ávila y los regresó a casa.

Cuando Teresa y Rodrigo vieron que no podían ser mártires, pensaron dedicarse a la oración, el sacrificio y la soledad siendo ermitaños, por lo que trataron de construir con piedras una ermita en la huerta de su casa.

Teresa tenía 13 años cuando su madre murió. A los 15 su padre la inscribió en un internado de agustinas, donde comenzó a sentir el llamado a la vida religiosa, pero se resistía. Regresó tres meses después a su casa porque enfermó gravemente.

A los 18 años decidió dar el «sí» a la llamada de Dios, optando por la vida carmelita, a lo que su padre se opuso. A pesar de ello, a los 20 años ella abandonó su hogar para ingresar con las carmelitas de la Encarnación, donde tomó el nombre de Teresa de Jesús. Sería monja en esa congregación por 27 años, es decir, hasta 1562, cuando ella tenía la edad de 47.

Llevaba una vida espiritual más bien mediocre; pero en la Cuaresma de 1554, ante una imagen de Cristo sufriente, experimentó una profunda conversión, y a raíz de ello comenzaron sus experiencias sobrenaturales, que incluirían visiones y locuciones divinas, éxtasis, la transverberación del corazón y una visión del Infierno.

En 1560 proyectó la reforma de las carmelitas, fundando un monasterio.

La Virgen María y san José le prometieron su protección y ayuda en este proyecto. El permiso de Roma le llegó hasta 1562 para que fundara el monasterio de San José. Luego fundaría otros.

Murió el 4 de octubre de 1582 en Alba de Tormes(Salamanca, España), a los 67 años.

TEMA DE LA SEMANA: TERESA LA GRANDE: ACERCAR EL CIELO

Publicado en la edición impresa de El Observador del 6 de octubre de 2019 No.1264