Por Arturo Maximiliano García

¿A cuántas personas conoces que gastan más de lo que en realidad tienen, no por irresponsabilidad, sino porque hace mal los cálculos de sus ingresos, pero más aún porque no saben nada de las finanzas de su media naranja? En algunas ocasiones hay dinero no habitual que llega a una de las personas que conforman la pareja y se empieza a sentir porque se gasta más, pero nunca se toman el tiempo para aclarar que no se trata de ingresos constantes sino excepcionales que quizá no se repitan pronto o nunca.

Hay cosas que a lo mejor no quieras platicar con tu pareja, pero créeme que tu situación financiera probablemente sea una de las que sí debas compartir. Es cierto que subsiste la costumbre de que “lo que yo gano no es tu tema” y viceversa, pero una buena y sana relación de pareja en estos días tiene como base tener finanzas conjuntas bien llevadas, platicadas y planeadas. Ahora que estamos cerca del día del amor y la amistad es importante tomar en cuenta todos esos factores que nos ayudarán a que, por el resto de la relación, llevemos nuestras cuentas bien y en orden, ya que dicen que “cuando el hambre entra por la puerta el amor sale por la ventana”, lo que quiere decir que los problemas de dinero en una pareja pueden derivar, incluso, en su separación, lo cual está estadísticamente comprobado.

Lo mejor es poner las cosas en orden, administrar y transparentar ingresos y gastos, ya que de lo contrario podrías estar viviendo incluso una especie de infidelidad financiera.

Aunque sea el caso que sólo uno es el sostén económico en la relación, esto no cambia la necesidad y conveniencia de llevar la administración de los ingresos y de los gastos con pleno conocimiento de ambos de cómo se encuentran financieramente, que los dos sepan cuánto tienen, cuánto ganan y por supuesto cuánto deben.

¿Cómo llevar tus finanzas en pareja?:

Presupuesta.

Esto ayudará a identificar gastos fijos, así como los variables, para tener mayor claridad de si gastan más de lo que ingresa, y si este fuera el caso, encontrar como balancearlo, o si ingresa más de lo que se gasta cómo invertir mejor ese excedente.

Establecer metas.

Ya que llevas un presupuesto, entonces podrás fijarte metas de ahorro y quizá el destino final que le pudieran dar a ese dinero acumulado cierta cantidad deseada.

Calendarizar.

Es muy útil para el presupuesto familiar hacer un calendario de las fechas en que recibes ingresos y sus respectivos montos, incluidos aguinaldos y algún otro ingreso extraordinario.

Por supuesto complementar el calendario con las fechas de pagos y montos de colegiaturas, seguros, renta, hipoteca, teléfono celular, internet y cualquier otro gasto fijo que sea indispensable pagar periódicamente. Se deben incluir en otra categoría gastos no fijos pero calculables como por ejemplo vacaciones, ropa y otros que sin tener fecha de vencimiento pueden llegar a ser necesarios.

¿Quién administrará?

Aceptémoslo, siempre hay un mejor administrador en una relación y es a esa persona a quien debe confiársele la administración del dinero familiar. Esto no implica que no puedan revisar juntos el estatus de ingresos y egresos.

¿Quién invierte?

No es lo mismo administrar el dinero que invertirlo, puede ser que el administrador no sea el mejor inversionista. El inversionista tiene que ser, lo más prudente y hábil posible, de manera que no ponga en riesgo constante el recurso disponible.

www.pesosycentavos.com.mx

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 14 de febrero de 2021 No. 1336