Samuel Reyes, un joven de Saltillo, Coahuila, siempre presente en la pastoral juvenil, se dio a la tarea de encabezar el proyecto que competirá para ser el himno oficial en español de la próxima Jornada Mundial de la Juventud Lisboa 2023, y para ello pudo reunir a un equipo de trabajo sólido y profesional. Como director del proyecto, nos cuenta la experiencia

Por Rubicela Muñiz

Faltan más de dos años para la JMJ Lisboa 2023, ¿qué implica compartir y dar vida a un himno que identifica y une a millones de jóvenes?

Implica mucho trabajo, esfuerzo, dedicación y compromiso, sobretodo compromiso. Realmente me tocó ver cómo “muchos son los llamados y pocos los elegidos”, ya que se hizo la invitación a varias personas, algunas dijeron que sí, pero ya no asistieron a participar. Pero Dios es grande. Realmente cada uno de los chicos que integraron este proyecto, valen oro. Todos se pusieron la camiseta, se enamoraron del proyecto. Todos y cada uno fue una parte fundamental para que pudiera llevarse a cabo.

Háblanos de la letra y la música.

Bueno, hablaré primero de la traducción, que si bien al principio, sin mentir, sentía que era pan comido porque hablo portugués, sí hubo momentos que me detuve, puesto que el portugués de Portugal es bastante distinto al de Brasil. Pero para no errar, pedí apoyo a una entrañable amiga, Jennifer Negrão, misma que conocí en aquella JMJ de Brasil.

Ella me dijo que se expresaban diferente los portugueses. Y me ayudó a traducirlo del portugués de Portugal al de Brasil, para así, yo al español. Dentro de este proceso su visión me ayudó. Sobre todo en el coro, mismo que comparte parte el título: “Hay prisa en el aire”. Siendo sincero no comprendía a qué se refería del todo, pero Jenny me dijo que, “há pressa no ar” porque el mundo está necesitando de eso, está necesitando de Cristo; el mundo tiene prisa de que las cosas mejoren, que las cosas cambien, que las personas cambien y conozcan a Cristo; necesita anunciar que Jesús vive y no nos deja solos; que la gente no dejará de amarlo, porque muchas veces la gente deja de hacerlo.

La grabación estuvo a cargo de Memo Izquierdo, la música corrió por cuenta del productor Víctor Freez (que tocó la mayoría de los instrumentos y masterizó todo el proyecto), en conjunto con otros músicos que dieron apoyo como Jesús Alanis “Chuchin” en las baterías, Richard González en el bajo y nuestro mismo compañero Julio Reyna en la guitarra eléctrica. Si no fuera por ellos no se hubiera logrado un canto con la calidad, calidez, ritmo y sobre todo en tiempo, que tiene este himno.

¿Cuánto tiempo llevó tener todo listo?

Fue una labor de gran magnitud de inicio a fin (domingo 14 de marzo que lo estrenamos). Para esto debo mencionar que la idea estaba desde verano de 2019, pero con la situación que ya conocemos, todo se pospuso. Hasta este año, el lunes 25 de enero Absa, (solista), me manda captura de la publicación de ese mismo día, donde se anunciaba que el miércoles 27 se estrenaría el himno en su versión original. Me emocioné y me llené de felicidad.

Después de escucharlo comencé a trabajar en la traducción y para el viernes ya estaba lista. Para el domingo 31 (día de Don Bosco) tuvimos el primer ensayo. En resumen, grabar nos llevó un mes y la música una semana al igual que el video, que estuvo a cargo de Brandon Burgos de EM Burgos Photography.

La intención es ser un himno oficial en su versión en español, ¿cómo se consigue?

Eso ya Dios dirá, esperamos sea de aceptación de todos para la obra de Dios. La decisión realmente es del Comité Organizador Local (COL) de la JMJ, ellos son quienes verifican la traducción y la aprueban. Esperamos así sea, ya que es lo más fiel a la letra original, incluso se tomaron las partes tal cual ellos tradujeron, en la versión internacional.

El lema de la JMJ es muy bello: “María se levantó y partió sin demora”, ¿cómo lo vive y representa un joven católico?

Siento que es similar al “Talita-Kum”, en el que nos debemos levantar de la pereza, de la rutina y comenzar a actuar, a mejorar, a ayudar “de prisa”. Comenzar pronto a tener cambios de actitudes, ayudar al prójimo, regresar a ese encuentro con Dios, sobre todo ahora que poco a poco en algunos lugares se reabren los templos.

Ir de prisa a contarle a los alejados que seguir a Dios no es aburrido, orar por el mundo, rezando el Rosario y la coronilla a la Divina Misericordia. Decirle sí a Cristo, como lo ensayamos ya en la pasada JMJ diciéndole sí. Aprovechar las plataformas digitales para evangelizar como lo dijo el Papa Francisco: María “la influencer de Dios”, lo cual debemos seguir en práctica.

Si las condiciones lo permiten, ¿planean asistir a la JMJ?

▶ Si Dios nos lo permite claro que sí. Incluso todos se animaron en asistir. Vamos a comenzar de alguna forma a trabajar para poder ver la manera de costearnos la bella experiencia con otros jóvenes que comparten nuestra fe.

https://www.youtube.com/watch?v=n3752pr_21E

Voces, instrumentos y equipo de grabación:

» Monse, Absa, Pedro, Victoria, Julio, Dany, Dalia, Janeth, Brandon Burgos, Memo, Víctor Freez, Katya, Jesús y Richard.

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 28 de marzo de 2021 No. 1342