Si María es Santísima, y por tanto ya está salvada, ¿por qué en el Avemaría se reza “Dios te salve, María”?

La primera parte de la oración es bíblica, que en Lucas 1,28 literalmente dice: “Alégrate, plena de gracia”.

Al traducir la Biblia al latín, san Jerónimo escribió “Ave”, que era el saludo romano que se le hacía al césar y que viene a significar alegrarse o tener buena salud. Así que las primeras palabras de la oración en latín quedaron: “Ave Maria, gratia plena”.

Del latín se tradujo la oración al español, y hubo algunas variantes; entonces se buscó que todos los hispanoparlantes la rezaran igual, y los encargados de procurarlo la unificaron como “Dios te salve, María” en un intento de significar algo así como “Dios te saluda, María”.

Lo ideal sería que se modificara a su modo bíblico, quedando “Alégrate, María”; o al menos que se regresen las primeras palabras al latín “Ave Maria”, como ocurre en diversos idiomas, por ejemplo en el chino. De este modo se evitarían muchas confusiones de índole teológica.

Ya en el Padrenuestro se hizo una modificación: “venga tu Reino”, como está en la Biblia, pasó a “venga a nosotros tu Reino” para que nadie pensara que ese “venga” es de venganza. Pero el artificial “a nosotros” ha causado interpretaciones escatológicas sesgadas.

TEMA DE LA SEMANA: “MARÍA: EL MISTERIO QUE LO EXPLICA TODO”

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 9 de mayo de 2021 No. 1348