“La `mejor política’ es la que se construye desde la fraternidad y la amistad social, buscando acuerdos y no fracturas, como nos enseña el Papa Francisco” (Obispos de México).

Quienes no conocen la historia o la conocen de manera sesgada, aseguran que la Iglesia no debe “meter las narices” en la vida política.  Se olvidan que la Iglesia somos todos los bautizados.

Con dos mil años de historia, la Iglesia católica es la única institución que ha permanecido en el tiempo y se ha convertido, como solía decir el Papa San Juan XXIII, en “madre y maestra” de nuestra era.

La unidad que requiere México no está siendo construida por este gobierno. Es lo contrario de lo que quiere la morenita del Tepeyac: ella quiere la amistad y la fraternidad entre todos los mexicanos.

Hay que recordar que el Papa Francisco dijo: “El mensaje de Nuestra Señora de Guadalupe es mi mensaje y el de la Iglesia”. Es el mensaje que debemos atender este 06 de junio.