Cuando rezaba un rosario, Felipe Reyes, sintió por primera vez la presencia de la Virgen en su corazón y desde ese momento se enamoró de Ella y de la música de Dios. Ahora con sus interpretaciones busca que los jóvenes se relacionen con Dios, que crean en Él y en su amistad.

Por Rubicela Muñiz

Felipe, cuéntanos un poco sobre ti y tu razón de ser en Cristo.

▶ Soy un cantautor católico orgullosamente colombiano. Este proyecto comenzó exactamente hace 11 años. Estaba rezando un rosario y sentí fuertemente como la Virgencita tocaba mi corazón, como lo abrazaba a través de una canción que me había gustado mucho y que me había aprendido. No quería que ese sentimiento acabara nunca y sabía, por una o por otra razón, que ese sentimiento venía de la Virgencita. Desde ese momento me enamoré de Ella, me enamoré de la música de Dios y comencé a aprender música de Dios de diferentes cantantes colombianos, y poco a poco me fui introduciendo en este mundo.

Cuando la Virgencita cautiva mi corazón, yo decía que no quería tener nada que ver con Dios, pero Ella se fue encargando de mostrarme cómo amar más a Dios y, ahora, soy fiel testigo de que yo llegué a Dios por María. Y mi razón de ser en Cristo es porque quiero que los demás sientan, de una u otra forma, lo que yo sentí a través de la música de los demás.

¿Hace cuánto estás dentro de la música?

▶ Comencé alrededor de los ocho años, de pronto un poco antes, con clases de piano, después me aburrí del piano y me metí en la guitarra y después de la guitarra comencé con las clases de técnica vocal. La gente me decía que le parecía que cantaba bonito o que le parecía que tenía algún tipo de facilidad para la música y con la técnica vocal aprendí a desarrollar más mi voz y lo sigo haciendo hasta el momento.

Ahora estás promocionando tus dos primeros sencillos. Cuéntanos sobre ello.

▶ El 19 de marzo saqué mi primera canción que se llama Creo en ti y ha sido una gran bendición para mí; la gente la ha recibido con mucho cariño, con mucho amor. Es un tema que busca llevar al día a día la música católica, música que puedes poner con amigos, en esos momentos en los que no estamos acostumbrados a poner música católica. Llegar a Creo en ti fue un proceso muy lindo. Cuando conozco a la productora, ella me dice que tenemos que buscar revolucionar la música católica con música muy parecida a la secular, pero música de Dios. Entonces, entramos a componer Creo en ti junto a Natalia Bautista, que es la productora, y con Daniel Haller, buscando encontrar algo con lo que los jóvenes se sintieran relacionados. Pensamos que la letra tenía que ser algo relacionado con cómo los jóvenes se relacionan con Dios, con cómo es esa amistad que tenemos los jóvenes con Él y cómo es esto que el mundo nos vende acerca de la idea de Dios. Contigo se lanzó el 20 de agosto y habla de que sí Dios está conmigo, nada me hará falta.

¿Hoy en día es difícil creer?

▶ Claro que es muy difícil creer en Dios debido a todo lo que nos bombardea: las corrientes, las noticias, las ideologías; Dios nos enseña completamente lo contrario y a veces el mundo nos regala una cantidad de ideas facilistas o soluciones que van en contra precisamente del mensaje de Dios. Es difícil creer, es difícil tener amigos que compartan lo mismo que tú, pero todavía se consiguen y Dios está contigo; Dios no te va a abandonar.

Haz contado que San José es tu santo predilecto, ¿por qué lo escoges a Él?

▶ San José ha formado parte de mi vida de una manera muy importante, especialmente en estos dos últimos dos años y medio. Así que San José ha sido una persona que ha transformado mi manera de ver la vida. Encontré en él virtudes que quería tener en mi vida, para adaptarlas a mí día a día, adaptarlas a la manera en que me relaciono con mis amigos, con mis papás, o en un futuro, si mi vocación es el matrimonio, con mi esposa y con mis hijos. Sí vemos que más hombres son como San José, que busquen tener a San José como un ejemplo a seguir, tendremos seguramente una sociedad muy diferente.

¿Cuáles son tus planes?

▶ Quiero en algún momento hacer colaboraciones y crear una convención de músicos católicos o de influenciadores católicos en donde seamos mucha gente buscando la santidad. A corto plazo quiero seguir grabando canciones. A mediano plazo me encantaría hacer un concierto para hacer sentir a Dios a través de mi música; y a largo plazo, más música. También he dado algunas charlas y he descubierto que me gusta hablar de Dios y evangelizar a través de mis redes, de mi música. Esos son mis planes y me acojo a la voluntad de Dios.

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 17 de octubre de 2021 No. 1371