Trabas para un proyecto de la arquitectura católica mexicana

  • México fue el primer país en consagrarse como servidor de Cristo Rey; esto fue el 11 de junio de 1914.
  • Los obispos buscaron un lugar en el centro geográfico del país para construirle al Señor un monumento, y el lugar elegido fue un monte ubicado en la sierra de Guanajuato, en el municipio de Silao. Ese monte era llamado popularmente «El Cubilete».
  • Una familia de apellido Macías, de origen sinaloense, donó el lugar, pues era de su propiedad. El lugar fue renombrado entonces «Montaña de Cristo Rey».
  • El primer monumento, de 9 metros de altura, fue construido por gente humilde de Silao, con el permiso del obispo de León.  Su construcción tardó 4 semanas, costó 5 mil pesos, y fue inaugurado el 9 de abril de 1920.
  • Comenzaron a llegar tantas peregrinaciones, que se consideró que sería necesario edificar uno de mayores dimensiones. El primer monumento se bajó entonces a la explanada donde actualmente se encuentra la ermita expiatoria.
  • Bajo el gobierno de Álvaro Obregón, México comenzó a vivir un tiempo de persecución religiosa. El 11 de enero de 1923, ante 80 mil peregrinos, el representante del Papa Pío XI en México, Ernesto Eugenio Filippi, colocó la primera piedra del segundo monumento, y a causa de ello fue injustificadamente expulsado del país por el gobierno.
  • Los obispos hicieron muchos intentos para continuar la construcción, hasta que el 30 de agosto de 1923 Álvaro Obregón prohibió definitivamente la obra.
  • En 1926, por iniciativa del presidente Plutarco Elías Calles, se suprimieron por ley todos los conventos y monasterios, y el gobierno se apropió de los templos, y lanzo una persecución terrible por la cual se hacían imposibles los actos de culto (Misas, horas santas, peregrinaciones, procesiones, etc.), el suministro de sacramentos y catequesis. Los castigos por dar culto a Dios iban desde una multa hasta muerte por fusilamiento.
  • El 30 de enero de 1928, a las 4:00 de la tarde, el primer monumento a Cristo Rey fue bombardeado y destruido desde una avioneta por el ejército mexicano siguiendo las órdenes del gobierno nacional.
  • Finalmente la persecución contra los cristianos cesó de manera abierta, y en 1942 el arquitecto cristiano Nicolás Mariscal y Piña presentó el proyecto del actual monumento, que fue aprobado por el episcopado en 1943, y el presidente del país, Manuel Ávila Camacho, dio el permiso de construcción.
  • En enero de 1944 se empezó a levantar la ermita expiatoria justo donde estuvo la primera estatua de Cristo Rey, y que había sido dinamitada por el gobierno anticristiano. En su construcción se utilizaron escombros de aquel primer monumento.
  • El 11 de diciembre de 1944 se bendijo la ya concluida ermita expiatoria, y ese mismo día se colocó la primera piedra del monumento y santuario actuales.
  • La elaboración de la estatua de Cristo Rey, que mide 20 metros de altura y está hecha en bronce, estuvo a cargo del escultor Fidias Elizondo. La estatua fue terminándose el día 17 de agosto de 1949, y fue bendecida el 11 de diciembre de 1950.
  • El día 8 de diciembre de 1953 se bendijo el Santuario de María Reina, que se construyó debajo del Santuario de Cristo Rey con la dirección del arquitecto Nicolás Mariscal y Piña.
  • En sus viajes a México, Juan Pablo II no pudo realizar su deseo de visitar el Santuario a Cristo Rey porque se lo impidieron los gobernantes del país.
  • No fue hasta el 25 de marzo de 2012 cuando Benedicto XVI sobrevoló en helicóptero la Montaña de Cristo Rey y bendijo el santuario desde el aire (no pudo descender por razones de salud, ya que el lugar se encuentra a 2660 metros sobre el nivel del mar). El Papa regaló para el santuario un icono de Cristo Rey, e inauguró a distancia la nueva iluminación del monumento oprimiendo un botón, que dejó ver en medio de la noche la majestuosidad de la estatua dedicada con tantos esfuerzos por los cristianos mexicanos a su Rey, Señor y Dios, Jesucristo.

TEMA DE LA SEMANA: ¿LA ARQUITECTURA TIENE RELIGIÓN?

Publicado en la edición impresa de El Observador del 26 de agosto de 2018 No.1207