Una serie que muestra, entre la ficción y la realidad, los problemas que amenazan la ‘casa común’ y, a su vez, da a conocer casos reales de justicia, ecología integral y defensa de la vida

La serie animada El viajero de Asís, creada por Red Eclesial PanAmazónica, muestra a un San Francisco de Asís inmerso en el mundo actual y preocupado por lo que le ocurre a la Tierra. Va pasando y viendo diferentes situaciones que, con unos pequeños cambios, se pueden revertir.

Todos estamos obligados a colaborar en el cuidado de la casa común.

No es lo mismo compartir imágenes, videos y reflexiones sobre el daño que le hacemos al planeta en redes sociales, que poner manos a la obra.

Este mundo contemporáneo se muestra más preocupado y empático por los contaminantes que destruyen espacios naturales, pero por otro lado están los malos hábitos y una sociedad de consumo que vive a un ritmo acelerado.

Están, por ejemplo, las cosas que realmente necesitamos y aquellas que consumimos porque creemos que las necesitamos y ahí se crea el primer agente contaminante, a través del consumo desmedido. Aquí debemos poner en practica la enseñanza de San Francisco de Asís: «Yo necesito pocas cosas y las pocas que necesito, las necesito poco».

La serie es corta, apenas tiene ocho capítulos y todos de poco menos de cuatro minutos. Los mensajes son claros y su único objetivo es crear conciencia con ayuda de unos de los mayores referentes del cuidado de la casa común: San Francisco de Asís.

La serie

En YouTube, a través del canal Red Eclesial PanAmazónica– REPAM puedes disfrutar la serie, recibir el mensaje y poner manos a la obra.

Capítulo 1: Reciclando el desastre.

Capítulo 2: Pedaleando por el cambio.

Capítulo 3: ¿Falta agua?

Capítulo 4: Sembrar esperanza.

Capítulo 5: El valor del oro.

Capítulo 6: Guardianes de la vida.

Capítulo 7: La comodidad de la onda contemporánea.

Capítulo 8: Tocó irse pa’l norte.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 14 de junio de 2019 No.1253