La Iglesia de Cristo —en México y en el mundo— vive uno de los tiempos más difíciles de su historia a causa del aletargamiento en la fe de un número asombroso de bautizados, que aún se siguen diciendo católicos pero que se han alejado de la vida religiosa. Parece que se está cumpliendo aquello que fue revelado en el último libro de las Sagradas Escrituras: «Tienes nombre como de quien vive, pero estás muerto» (Apocalipsis 3, 1).

Cada año este enfriamiento se agudiza, así que ya puede imaginarse el lector cómo anda la situación actual si se considera una encuesta realizada en México por Grupo SIPSE durante el Adviento de 2015.

En este ejercicio estadístico se le preguntó a los entrevistados mexicanos qué les hacía pensar la palabra «navidad», y esto respondieron:

  1. 3% Unión familiar.
  2. 9% Fiesta.
  3. 6% Felicidad y alegría.
  4. 1% Nacimiento de Jesús.
  5. 3% Gastos.
  6. 7% Adornos.
  7. 5% Nostalgia o tristeza.
  8. 7% Paz y amor.
  9. 1% Comida.
  10. 0% Una tradición.
  11. 9% Fin de año.
  12. 4% Reflexión.
  13. 2% Vacaciones.
  14. 9% Algo que no me gusta.
  15. 7% Santa Claus.
  16. 7% Otras respuestas.
  17. Otros 9%
  18. Nacimientode Jesús 1%

Es lógico: nadie celebra al Niño Dios ni se prepara a ello con el Adviento si antes no toma conciencia de quién es Él.

TEMA DE LA SEMANA: DONDE NACE LA ESPERANZA

Publicado en la edición impresa de El Observador del 1 de diciembre de 2019 No.1273