Por María Velázquez Dorantes

Clara Cuevas es una joven  de 23 años de edad, que vive en Londres. Desde hace seis años se dedica a la producción de contenidos religiosos y actualmente es conocida como una de las blogueras e influencers católicas más relevantes dentro de las redes sociales. Sus primeros contenidos estaban relacionados con la promoción de la lectura y los libros, y después viene la transición cuando comparte una foto donde comenta que desea vivir una Semana Santa por primera vez en su vida de forma consciente. Posteriormente lanza el podcast titulado «El Plan D», donde la temática central son los testimonios de vida de personas que caminan de la mano de Jesucristo y hacen cosas increíbles.

Clara, ¿cuáles han sido los desafíos a los que te enfrentas en el oficio de producir contenidos religiosos?

▶ Te enfrentas a puertas cerradas. Por ejemplo en eventos, si únicamente eres bloguero católico y no lo eres de otros contenidos, te expones y te vuelves más vulnerable a que la gente te señale y te juzgue. También cuando expones tu testimonio, que es tu historia de vida, y cuando hablas de Cristo en algunas ocasiones tienden a existir comparativas con el pasado.

Por otro lado, también ha sido difícil entablar un diálogo; por ejemplo, cuando hablamos de temas provida. La gente tiende a realizar juicios olvidándose que somos personas con sentimientos, emociones y vulnerabilidad. Yo comparto el mensaje en el que creo firmemente; a veces logramos diálogos pacíficos.

Sabemos que en tus redes sociales das consejos a los jóvenes para convertirse en blogueros católicos, ¿cuáles son esos consejos?

▶ Efectivamente. Es quizás lo que más me preguntan y creo que es importante decirles que no están solos, porque a veces quieren subir temas relacionados con Dios pero las personas que ellos siguen en redes sociales no lo hacen, y a veces se cree que por estar en un círculo a ese círculo no le interesan determinadas cosas o contenidos.

En mi experiencia, cuando comencé a hablar del amor de Dios yo recuerdo que estaba en una oración, y le pedí a nuestro Jesús que quitará de mi camino a todas las personas que no me acercaban a Él, y que además me pusiera en el camino a personas que me llevaran a Él. Comenzaron a seguirme más personas y de un momento a otro yo era una joven que estaba con otros jóvenes hablando de Cristo, pero el consejo más importante para dedicarse a este oficio es no tener miedo, y segundo, que todo aquello que vas a subir a las plataformas digitales sea algo auténtico, que no sea porque quieres conseguir seguidores o likes, porque al final no somos coleccionistas, somos una oveja más en este rebaño. Nosotros no somos pastores a los que tiene que seguir la gente, el Pastor es Cristo y no podemos hacer uso de Él por unos simples likes, también es importante consagrar los contenidos a Dios.

¿Cuáles son tus temas y cómo los utilizas en las redes sociales?

▶ Mi tema es el proceso de conversión, mi testimonio. Llevo un año cuatro meses siendo una católica enamorada; antes era una católica cultural, creo que antes vivía con Dios como si Él fuera un accesorio, tal y como la ropa, entonces vi que no era el centro de mi vida.

Mi testimonio habla de cómo Jesús se convirtió en mi centro de vida, cómo ha sido el proceso, la importancia de tener un director espiritual, cómo hacer oración, por qué tener un diario espiritual, creo que comparto herramientas que personalmente me han servido para estar cerca de Dios y mi vida cotidiana. Hay personas que tienen el prejuicio de que seguir a Dios es aburrido, y la vida cotidiana es también la gracia de Dios.

¿Cómo podemos crecer en la fe a partir de las nuevas tecnologías?

▶ En estos tiempos tenemos demasiadas herramientas para hacerlo. A mí me impacta cómo las personas aprovechan estas herramientas; por ejemplo, utilizándolas para expresar los dones que te ha dado Dios; los podcasts son geniales, por ejemplo los de “Sin filtro”, las cuentas de Instagram, los diplomados online, los retos u ofrecimientos por día; los youtubers que se han animado a hablar de Jesús.

Sólo tenemos que enfocarnos en lo que nos gusta, ya sea música, información, incluso el tema de política; pero lo más importante es contar con director espiritual que también están en las nuevas tecnologías.

Ella es Clara

Publicado en la edición impresa de El Observador del 26 de enero de 2020 No.1281