José Juan Montalvo Valdés, de 35 años, mejor conocido como el Padre Borre, es un sacerdote mexicano que pone al servicio de Dios el coraje, la locura, la alegría y la pasión de su corazón en cualquier lugar

Por Mary Velázquez Dorantes

¿Qué significa llevar la pastoral a los nuevos medios?

▶ Los medios digitales no son un lugar solamente para comunicar, allí también debemos vivir nuestra fe. Y siendo un lugar donde se está cerca de los jóvenes, yo me he dejado ir para estar con ellos, principalmente en las redes sociales, y ello es una bendición de Dios, y también de mis obispos que me han encomendado el fundar la pastoral en las redes sociales, y la encomienda es ir por todo el mundo y predicar el Evangelio, y hoy todo el mundo está en las redes sociales, y justo allí vamos.

¿Qué significa recibir Misa a través de los nuevos medios digitales?

▶ La primera impresión es difícil, nunca se va a comparar lo que es real y lo que es virtual, no se puede comparar, pero de alguna manera nuestra fe traspasa las paredes de un templo y podemos entonces ser Iglesia, estar unidos por cualquier medio; en este caso son las redes virtuales, pero en realidad el verdadero medio que nos está uniendo es el amor, es Dios, quien nos une. Estamos en distintos lugares pero al mismo tiempo estamos juntos.

Claro, no van a poder recibir el sacramento de la Eucaristía, pero podemos hacer la comunión espiritual y allí estamos todos celebrando esa Misa. Quizás al principio nos cause ruido o un choque pero es la oportunidad de madurar nuestra fe, de valorar los sacramentos, de saber que tenemos la oportunidad de ir.

¿Cuáles son los retos de llevar la pastoral a las redes sociales?

▶ Sinceramente el reto es enorme. Primeramente porque hay un rechazo hacia las redes sociales desde las generaciones más grandes, en la que el paradigma de las redes sociales es la falsedad o la impersonalidad. Se tiene la creencia de que en esos medios no se vive la fe.

Ha habido mucha crítica o rechazo, pero también ha existido mucho apoyo y apertura. De hecho, esta evangelización partió porque desde el Sínodo de los Obispos que hubo en Roma, en el 2018, la Iglesia mandó trabajar desde las redes sociales.

Mi sorpresa fue grande porque no hay pastoral como tal, hay movimientos e iniciativas, pero estamos trabajando con contenido, con lenguaje profesional y e incluso retos técnicos. Inicié la plataforma de evangelización llamada “Ilumina más” y somos un equipo de influencers católicos y profesionales, y es tremendo, porque es un tipo Netflix, pero católico.

¿Por qué es importante que todo católico vea su fe en todos los escenarios posibles?

▶ Nuestra fe abarca toda nuestra vida, todo nuestros ser, no podemos dejar de ser católicos en algún momento. Nuestros valores cristianos no se pueden desactivar en ciertos lugares, tenemos que compartir nuestra vida y justo allí está implícita nuestra fe, siendo alegres. Por ejemplo, en Instagram me di cuenta de que las personas comparten historias porque desean saber cómo viven las personas que tienen esas cuentas.

Fue donde descubrí que esta red es una oportunidad de hacer campañas vocacionales. Los jóvenes siguen a los sacerdotes, nos acompañan, y así surgen muchas inquietudes vocacionales. El compartir nuestra vida es compartir nuestra fe; ojalá que nuestras publicaciones tengan a Cristo de manera implícita.

Búscalo en Instagram como:  Iluminamas

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 19 de abril de 2020 No.1293