El rezo del Rosario ha contribuido de manera decisiva, a lo largo de los siglos, en multitud de bendiciones tanto personales como colectivas. A veces se trata de cosas aparentemente pequeñas: la recuperación de la salud, la solución de problemas en el trabajo, la conversión de los hijos, etcétera.

Pero otras veces los resultados son realmente portentosos, de un alcance tan grande que casi parecen leyendas, aunque se trate de historia real. Entre ellos pueden mencionarse los siguientes casos:

Salvó a Europa de la invasión musulmana

En el siglo XVI, los musulmanes estaban a punto de invadir Europa. Los seguidores de Jesús sabían que eso significaría la erradicación definitiva del cristianismo en el continente, tal como ya había sucedido en el norte de África, situación que continúa hasta la fecha.

Los ejércitos europeos se organizaron para defenderse desde el mar Mediterráneo, mientras que el Papa san Pío V convocó a todos los cristianos a rezar el Rosario en sus hogares a fin de implorar la intercesión de la Virgen María en esta situación tan dramática. El 7 de octubre de 1571 inició la famosa batalla de Lepanto, en la que los musulmanes poseían la mayor flota del mundo y tenían el viento a su favor. Pero, por mediación de la Santísima Virgen, Dios hizo que repentinamente el viento cambiara, el humo de los cañones cegara a los musulmanes y, en una palabra, éstos fueran derrotados.

Frenó a un asesino serial en Estados Unidos

A las 3 de la mañana del 15 de enero de 1978, Ted Bundy (1946-1989), asesino serial estadounidense, responsable de 36 homicidios de mujeres entre 1973 y 1978, entró en la casa de la fraternidad Omega Chi de la Universidad Estatal de Florida y asesinó a dos muchachas. Cuando entró en la habitación de una tercera chica con un bate de beisbol para matarla, vio un rosario apretado en su mano, dejó caer el bate y huyó.

La joven relató después que, antes de irse a la universidad, le había prometido a su abuela que iba a rezar el santo Rosario todas las noches para su protección, aun cuando se quedara dormida en  el proceso.

Finalmente Bundy fue atrapado y confesó sus crímenes. Condenado a morir en la silla eléctrica, en espera de su ejecución pidió la asistencia espiritual de monseñor William Kerr, a quien le habló de aquella noche, en que no pudo matar a la joven; Bundy explicó que tenía toda la intención de asesinarla pero alguna fuerza misteriosa se lo impidió.

Protegidos de la bomba atómica

En la Segunda Guerra Mundial, el 6 de agosto 1945, una bomba atómica fue arrojada por Estados Unidos sobre Hiroshima, Japón, matando a 140 mil personas y dejando mutiladas, quemadas, ciegas o sordas a muchas más, además de que en los años siguientes la gente se moría de cáncer o transmitía defectos genéticos a su descendencia. La ciudad quedó devastada; pero, extrañamente, a una casita que había a un lado del templo católico no le pasó nada, si bien el recinto sagrado perdió el techo y quedó bastante dañado.

Los habitantes de la casita, y que se hallaban ahí al momento de que cayó la bomba, eran ocho misioneros jesuitas alemanes; ellos dieron su testimonio: «Creemos que sobrevivimos porque vivíamos el mensaje de Fátima. Nosotros vivimos y rezamos el Rosario diariamente en esa casa». No sólo resultaron ilesos, sino que todos tuvieron una larga vida, preservados de todas las horribles dolencias a corto, mediano o largo plazo que conlleva la exposición a la radiación.

Librados del comunismo

Después de la Segunda Guerra Mundial, también la católica Austria estuvo sometida al comunismo. Los rusos la controlaron por tres años; pero una cruzada de oración en la que 70 mil personas se comprometieron a rezar el Rosario todos los días para pedir la liberación del país, consiguió que por intercesión de la Virgen el régimen ruso firmara el 13 de mayo de 1955 un acuerdo para salir de Austria.

En América, en los años 60’s, el presidente de Brasil, Joao Goulart, empezó a instalar a conocidos izquierdistas en altos cargos del gobierno, e inició todo un trabajo ideológico para convencer a los ciudadanos de que el comunismo era bueno para el país. Entonces el arzobispo de Río de Janeiro, cardenal Jaime de Barros Câmara, dijo a través de un programa de radio que si los católicos rezaban el Rosario tal como pidió la Virgen en Fátima, se podría derrocar al comunismo. Y gente en todo el país comenzó a rezarlo, lo que ocasionó que el presidente Goulart se burlara públicamente de esta oración.

De la iniciativa de Amelia Bastos se formó entonces un grupo llamado Campaña de Mujeres por la Democracia (CAMDE), que actuaba mediante el rezo del Rosario en grupos grandes para frustrar los planes de la izquierda. Ella contaría:

“De repente decidí que la política se había vuelto demasiado importante para dejarla exclusivamente a los hombres”.

Esta acción pacífica fue de lo más exitosa en muchas ciudades. Por ejemplo, en Belo Horizonte, 20 mil mujeres orando en la calle lograron disolver una manifestación pro-comunista. Y 600 mil mujeres marcharon en Sao Paulo rezando el Rosario. Finalmente el gobierno fue derrocado por un golpe militar, y el 1 de abril de 1964 Goulart huyó del país.

  • “El Santo Rosario es un arma poderosa. Úsala con confianza y te sorprenderás de los resultados”. (San Josemaría Escrivá de Balaguer)
  • “La práctica del santo Rosario es grande, sublime, divina. El Cielo nos la ha dado para convertir a los pecadores más endurecidos y a los herejes más obstinados”. (San Luis María Grignion de Montfort)
  • “El Rosario es mi oración favorita”. (San Juan Pablo II)
  • “Cuando se reza el Rosario de modo auténtico, no mecánico o superficial sino profundo, trae paz y reconciliación. Encierra en sí la fuerza sanadora del Nombre Santísimo de Jesús, invocado con fe y con amor en el centro de cada Avemaría”. (Benedicto XVI)
  • “La única arma que queda es el Rosario”. (La Virgen María, en Akita, Japón)

TEMA DE LA SEMANA: EN MAYO Y PARA SIEMPRE, REDESCUBRIR LA BELLEZA DE REZAR EL ROSARIO EN CASA

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 10 de mayo de 2020. No. 1296