Ésta generación apela a la libertad, la solidaridad y la justifica, además de ser emprendedora, democrática y participativa a diferencia de las nuevas generaciones. 

Por Mary Velázquez Dorantes

Responsabilidad, compromiso, solidaridad colectiva, organización, afectos positivos, reconocimiento del otro, son valores que parecen estar extinguiéndose en la sociedad. Las nuevas generaciones apelan a la diversidad del pensamiento, la individualidad, la vanidad, ¿Quiénes pueden en medio de la formación de la vida sostener a una sociedad en valores? ¿Qué generación desarrolla un enfoque de mayor empatía con el otro? ¿Cómo puede el sistema social distinguirse por ser más humano y menos relativo? Las nuevas investigaciones generacionales indican que son los millennials quienes pueden ser los agentes de cambio social, dado que la educación en su experiencia de vida es el parteaguas para desarrollar una conciencia autónoma, en torno a los valores que la sociedad actual requiere.

Constructores

En estadísticas, así como en grupos de observación participante, se ha demostrado que los millennials muestran un mayor interés por la religión, la política, la educación y la formación ética. Temas como autoridad, motivación, proyección social son parte de una generación que puede rescatar a quienes no creen en estas categorías. La moral y la ética son para ellos grandes principios por los cuales deben regirse sus decisiones y comportamientos. El pensamiento de esta generación es flexible pero al mismo tiempo se compromete y aprende de generaciones anteriores.

Los millennials buscan construir naciones a través de la transmisión de los valores sociales y humanos, así como el conocimiento y la sabiduría por adquirir una orientación menos relativista.

Aún cuando se trata de una generación con eventos deterministas, tales como la aparición de la internet o el calentamiento global, su idealismo se dirige a la búsqueda de la felicidad, el respeto por el otro, el pensamiento social activo y el trabajo colaborativo. Por lo tanto, los han llamado la generación “rescate”, porque pueden ser confidentes, desafiantes pero optimistas, resistentes a la provocación y evitativos con el caos.

La armadura de los valores

El mayor reto de las generaciones venideras es una vida con valores, líderes que cambien a la sociedad para lograr una vida de bienestar con calidad, pero sobretodo con dignidad humana. Las circunstancias que rodean a los milllennials les han permitido examinar que los valores son necesarios y urgentes dentro del cambio social.

Y siendo una generación que busca compartir sus logros también son una generación donde la existencia humana es un principio importante, así como los valores que ayudan al otro a saber interpretar lo que sucede e identificar los errores del pasado para no cometerlos en el futuro. Algunas pruebas de personalidad han colocado a los millenniasl como contrarios al individualismo y a la benevolencia, además de ser portadores de las tradiciones y las costumbres de sus padres o abuelos.

Una generación en constante aprendizaje

  • Sus intereses van mucho más allá del salario o las ganancias económicas.
  • Buscan incentivos emocionales.
  • Desarrollan una capacidad de intuición más práctica.
  • Son productivos.
  • Tienen altos deseos de transformar al mundo.
  • Rescatan el papel de la moral para ser mucho más seguros de sí mismos.
  • Buscan ser mejores individuos pese a que nacieron con la tecnología o la multipantalla.
  • Desean ser una generación que se destaque no sólo por sus habilidades tecnológicas, sino por sus acciones humanas.
  • Se han convertido en una fuente de inspiración para las futuras generaciones.

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 29 de noviembre de 2020. No. 1325