Miércoles de Ceniza, 6 de marzo

«Despiértate, tú que duermes; levántate de entre los muertos y Cristo te iluminará. Cuiden mucho su conducta y no procedan como necios, sino como personas sensatas que saben aprovechar bien el momento presente, porque estos tiempos son malos. » (Ef 5,14-16).

«Hemos entrado en el tiempo de Cuaresma: tiempo de penitencia, de purificación, de conversión… La conversión primera es importante; pero más importantes aún, y más difíciles, son las sucesivas conversiones». (San Josemaría Escrivá).

 Jueves 7 de marzo

«Vuélvanse a Mí, y serán salvados, confines todos de la Tierra, porque yo soy Dios, y no hay otro» (Isaías 45, 22).

«Si preguntáramos a los condenados: ‘¿Por qué están en el Infierno?’, responderían: ‘Por haber resistido al Espíritu Santo’» (San Juan María Vianney).

 Viernes 8 de marzo

«Si el malvado se convierte de todos los pecados que ha cometido, observa todos mis preceptos y practica el derecho y la justicia, seguramente vivirá, y no morirá… ¿Acaso deseo yo la muerte del pecador —oráculo del Señor— y no que se convierta de su mala conducta y viva?» (Ez 18, 21-22).

«Ten gran confianza en Dios: su misericordia supera infinitamente todas nuestras miserias» (Santa Margarita María de Alacoque).

 Sábado 9 de marzo

«Los atletas se privan de todo, y lo hacen para obtener una corona que se marchita; nosotros, en cambio, por una corona incorruptible. Así, … castigo mi cuerpo y lo tengo sometido» (I Co 9, 25-27).

«Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar, te enseña a que hagas cuanto puedes, y a que pidas lo que no puedes» (San Agustín).

 Domingo 10 de marzo

«Si te decides a servir al Señor, prepara tu alma para la prueba… Porque el oro se purifica en el fuego, y los que agradan a Dios, en el crisol de la humillación» (Eclo 2, 1.5).

Jesucristo «pudo no padecer hambre; pero entonces, ¿cómo hubiera sido tentado? Y si Él no hubiese vencido al Tentador, ¿dónde ibas tú a aprender a luchar con el diablo?» (San Agustín).

 Lunes 11 de marzo

«Permanezcan despiertos y oren para no caer en la tentación, porque el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil» (Mc 14,38).

«Cuanto más tentado te veas, sábete que eres más amado» (San Francisco de Asís).

 Martes 12 de marzo

«Dios es fiel, y Él no permitirá que sean tentados más allá de sus fuerzas. Al contrario, en el momento de la tentación, les dará el medio de librarse de ella, y los ayudará a soportarla» (I Co 10, 13).

«Quiere Dios salvarnos; mas, para gloria nuestra, quiere que nos salvemos como vencedores. Por tanto, mientras vivamos en la presente vida, tendremos que estar en continua guerra. Para salvarnos habremos de luchar y vencer. Sin victoria nadie podrá ser coronado» (San Alfonso María de Ligorio).

 Miércoles 13 de marzo

«Ustedes aparentan rectitud ante los hombres, pero Dios conoce sus corazones. Porque lo que es estimable a los ojos de los hombres, resulta despreciable para Dios» (Lc 16, 15).

«¿Saben cuál es la primera tentación que el demonio presenta a una persona que ha comenzado a servir mejor a Dios? Es el respeto humano» (San Juan María Vianney).

 Jueves 14 de marzo

«Dios los pone a prueba para ver si ustedes lo aman realmente con todo su corazón y con toda su alma» (Dt 13, 4).

«Si no quieres sufrir no ames; ¿pero, si no amas, para qué quieres vivir?» (San Agustín).

 Viernes 15 de marzo

El «inconstante, en cuanto sobreviene una tribulación o una persecución a causa de la Palabra, inmediatamente sucumbe» (Mt 13, 21).

«Comenzar es de todos; perseverar, de santos» (San Josemaría Escrivá).

 Sábado 16 de marzo

«Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de Mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana » (Mt 11, 29-30).

«Cuando se ama no se sufre; y, si se sufre, hasta se ama el mismo sufrimiento» (San Agustín)

 Domingo 17 de marzo

«Sus padres, en el desierto, comieron el maná y murieron. Pero éste es el Pan que desciende del Cielo, para que aquel que lo coma no muera» (Juan 6, 49-51).

«No morirá de mala muerte el que oye devotamente y con perseverancia la Santa Misa» (San Agustín).

 Lunes 18 de marzo

«Si ustedes tienen que sufrir es para su corrección; porque Dios los trata como a hijos, y ¿hay algún hijo que no sea corregido por su padre?» (Hb 12, 7 ).

«La única razón que encuentro para vivir, es sufrir y eso es lo único que pido para mí» (Santa Teresa de Jesús).

 Martes 19 de marzo

«Los sufrimientos del tiempo presente no pueden compararse con la gloria futura que se revelará en nosotros» (Rm 8, 18).

«Fuera de la cruz no hay otra escalera por dónde subir al Cielo» (Santa Rosa de Lima).

 Miércoles 20 de marzo

«El que no toma su cruz y Me sigue, no es digno de Mí» (Mt 10, 38).

«Si el alma que sufre supiera cuánto Dios la ama, moriría de gozo y de exceso de felicidad. Un día, conoceremos el valor del sufrimiento, pero entonces ya no podremos sufrir. El momento actual es nuestro» (Santa Faustina).

 Jueves 21 de marzo

«Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos dispersos por el mundo padecen los mismos sufrimientos que ustedes» (I Pe 5, 8-9).

«Fuerte es el poder del Infierno; pero la oración es más fuerte que todos los demonios»(San Bernardo)

 Viernes 22 de marzo

«Fijemos la mirada en el iniciador y consumador de nuestra fe, en Jesús, el cual, en lugar del gozo que se le ofrecía, soportó la cruz sin tener en cuenta la infamia, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Piensen en Aquel que sufrió semejante hostilidad por parte de los pecadores, y así no se dejarán abatir por el desaliento» (Hb 12, 2-3).

«Si quieres crecer en la vida del espíritu, piensa todos los días en los padecimientos del Señor… ¿Quién podrá desesperarse o irritarse por lo injusto de sus sufrimientos viendo a Jesús herido y despedazado?» (San Alfonso María de Ligorio).

 Sábado 23 de marzo

«Yo sólo me gloriaré en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo está crucificado para mí, como yo lo estoy para el mundo» (Gal 6, 14).

«El que no busca la cruz de Cristo no busca la gloria de Cristo» (San Juan de la Cruz).

 Domingo 24 de marzo

«No desertemos de nuestras asambleas, como suelen hacerlo algunos; al contrario, animémonos mutuamente, tanto más cuanto que vemos acercarse el día» (Hb 10, 25).

«No hay mejor manera de experimentar al buen Dios que encontrarlo en el perfecto sacrificio de la Misa» (San Juan María Vianney).

 Lunes 25 de marzo

«Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos y purificarnos de toda maldad» (I Jn 1, 9).

«Procurad siempre vivir en la amistad de Dios» (San Juan Bosco).

 Martes 26 de marzo

«Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros» (I Jn 1, 18)

«Desdeñada la confesión, no habrá lugar para la misericordia.

Si tú te haces defensor de tu pecado, ¿cómo será Dios libertador? Para que Él sea libertador, sé tú acusador» (San Agustín).

 Miércoles 27 de marzo

«El justo, aunque caiga siete veces, se levantará, mientras que los malvados se hunden en la desgracia» (Prov 24, 16)

Algunos «piensan que no tiene sentido recibir la absolución hoy, sabiendo que mañana cometerán nuevamente los mismos pecados. Pero Dios mismo olvida en ese momento los pecados de mañana, para darles su Gracia hoy» (San Juan María Vianney ).

 Jueves 28 de marzo

«Con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por amor.» (Ef 4,2)

«La medida del amor es amar sin medida» (San Agustín).

 Viernes 29 de marzo

«No hagan nada por espíritu de discordia o de vanidad, y que la humildad los lleve a estimar a los otros como superiores a ustedes mismos» (Flp 2, 3).

«Procuremos siempre mirar las virtudes y cosas buenas que viéremos en los otros y tapar sus defectos con nuestros grandes pecados; tener a todos por mejores que nosotros» (Santa Teresa de Jesús).

 Sábado 30 de marzo

«En cualquier circunstancia recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios» (Flp 4, 6)

«Para mí la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada al Cielo, un grito de agradecimiento y de amor en las penas como en las alegrías» (Santa Teresita del Niño Jesús).

 Domingo 31 de marzo

«Si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes» (Jn 6, 53.)

«La Eucaristía y la Virgen son las dos columnas que han de sostener nuestras vidas» (San Juan Bosco).

 Lunes 1 de abril

«La piedad reporta grandes ganancias, pero solamente si va unida al desinterés. Porque nada trajimos cuando vinimos al mundo, y al irnos, nada podremos llevar. Contentémonos con el alimento y el abrigo» (I Tm 6, 6-8)

«Cuando damos a los pobres las cosas indispensables, no les hacemos liberalidades personales sino que les devolvemos lo que es suyo» (San Gregorio Magno).

 Martes 2 de abril

«Muchos se niegan a prestar, no por maldad, sino por temor a ser despojados sin razón. Pero tú sé indulgente con el humilde y no le hagas esperar tu limosna. Socorre al pobre para cumplir el mandamiento y, en su indigencia, no lo despidas con las manos vacías. Pierde tu dinero por un hermano y un amigo: que no se herrumbre bajo una piedra y lo pierdas» (Eclo 29, 7-13).

«Yo no presto, yo doy. ¿Acaso Dios no me da antes a mí?» (San Juan María Vianney).

 Miércoles 3 de abril

«Da limosna según la medida de tus posibilidades: si tienes poco, no temas dar de lo poco que tienes» (Tob 4,8).

«Hay que dar de modo que ni te perjudiques a ti ni al otro» (San Agustín).

 Jueves 4 de abril

«Hagamos el bien a todos, pero especialmente a nuestros hermanos en la fe.» (Gal 6, 10).

«No desprecies a tus allegados en sangre si les ves necesitados. Pues es mejor que tú socorras a los tuyos, a quienes ruboriza pedir a otros remedio» (San Ambrosio).

 Viernes 5 de abril

«Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias» (Col4, 2)

«No hay nadie que no pueda orar, y orar todo tiempo y en todo lugar; de noche o de día, cuando trabajas duro o en el descanso, en el campo, en casa o cuando viajas» (San Juan María Vianney).

 Sábado 6 de abril

««El Señor es grande y muy digno de alabanza…En su presencia hay esplendor y majestad; en su Santuario, poder y alegría» (I Cr 16, 25.27)

«El tiempo que empleéis con devoción delante de este divinísimo Sacramento será el tiempo que más bien os reportará en esta vida y más os consolará en vuestra muerte y en la eternidad. Y sabed que acaso ganaréis más en un cuarto de hora de adoración en la presencia de Jesús Sacramentado que en todos los demás ejercicios espirituales del día» (San Alfonso María de Ligorio).

 Domingo 7 de abril

«Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en Mí, aunque muera, vivirá» (Jn 11, 25-26).

«Quien se humilla en el pensamiento de la muerte, pone en orden toda su vida… y dirige el curso de la existencia hacia el puerto de la eternidad» (San Antonio de Padua).

 Lunes 8 de abril

«La vida de un hombre dura cien años a lo más: como una gota del mar y como un grano de arena son sus pocos años frente a la eternidad» (Eclo 18, 9-10).

«Recuerda que cuando abandones esta Tierra no podrás llevar contigo nada de lo que has recibido, solamente lo que has dado: un corazón enriquecido por el servicio honesto, el amor, el sacrificio y el valor»(San Francisco de Asís).

 Martes 9 de abril

«Él murió por todos, a fin de que los que viven no vivan más para sí mismos, sino para Aquel que murió y resucitó por ellos» (II Co5, 15).

«Del llanto de este mundo los justos entran en la gloria, donde Dios enjugará toda lágrima» (San Antonio de Padua).

 Miércoles 10 de abril

«Purifiquémonos de todo lo que mancha el cuerpo o el espíritu, llevando a término la obra de nuestra santificación en el temor de Dios» (II Co 7, 1)

«La Santa Pureza… es una joya tan preciosa que los que la poseen son como los ángeles de Dios en el Cielo, aunque vestidos de carne mortal» (San Juan Bosco).

 Jueves 11 de abril

«Yo los exhorto por la misericordia de Dios a ofrecerse ustedes mismos como una víctima viva, santa y agradable a Dios» (Rm 12, 1)

«Sé un loco de amor, sé un santo, chíflate por Cristo; sólo para esto sirve la vida» (San Alberto Hurtado)

 Viernes12 de abril

«Ayunamos e invocamos a nuestro Dios, y Él nos escuchó» (Esd 8, 23)

«¡Dios está en todas partes dispuesto a escuchar tus oraciones» (San Juan María Vianney).

 Sábado 13 abril

«Éste es el tiempo favorable, éste es el día de la salvación» (II Co 6, 2 1, 18)

«No tardes en convertirte al Señor, y no lo difieras de un día para otro, pues no sabes lo que ocurrirá el día de mañana» (San Juan Crisóstomo).

 Domingo de Ramos, 14 de abril

«No hay amor más grande que dar la vida por los amigos» (Jn 15, 13)

«Ahí lo tienes: es Rey de Reyes y Señor de Señores… Se humilló hasta esos extremos por amor a ti» (San Josemaría Escrivá).

Publicado en la edición impresa de El Observador del 3 de marzo de 2019 No.1234