Los del siglo XV en Italia no fueron en realidad los primeros exvotos católicos, como a veces se dice, pero sí fueron un punto de partida para que se popularizaran. En ese entonces consistían en pinturas de calidad que las gentes adineradas encargaban a algún artista para representar a un familiar que había sido objeto de un milagro de sanación.

Y como la costumbre de prometer o de simplemente entregar ofrendas como reconocimiento por un favor recibido del Cielo pronto alcanzó a todas las clases sociales, los exvotos se diversificaron.

Aunque en la actualidad los exvotos no son tan conocidos y usados, hay algunos especialmente emblemáticos, como el que entregó san Juan Pablo II tras sobrevivir por intercesión de Nuestra Señora de Fátima al atentado cometido contra él por Ali Agca. El Pontífice fue después al santuario portugués para ofrendarle a la Virgen la bala que los médicos sacaron de su cuerpo; dicha bala ha sido colocada en la corona que lleva la imagen de la Madre de Dios.

Las siguientes son algunas formas de los exvotos católicos a lo largo del tiempo:

Pinturas artesanales

Ya no tienen la calidad artística de los primeros exvotos, sino que su valor es artesanal, pero son hermosos testimonios, frecuentemente con un breve texto narrativo, de los milagros obtenidos.

Objetos personales

Por ejemplo: cabello enmarcado, o bien pañuelos con las iniciales del donante. Otras veces unos lentes, un bastón, muletas, etcétera, que se entregaban en el templo tras recibir de Dios la curación solicitada. Igualmente un exvoto podía ser alguna pieza de vestir personalmente valiosa: uniformes, gorras de soldado, vestidos de novia o de primera Comunión, o bien un ropón de bautizo, donados por una promesa.

En los tiempos modernos el exvoto a veces consiste en una fotografía, que puede o no ir acompañada por una carta; o bien la carta sola.

Hábitos

Ya casi no se acostumbra en la actualidad, pero un exvoto podía consistir en un hábito que un enfermo o un familiar suyo prometía vestir todo el tiempo mientras obtenía el favor celestial solicitado a una determinada advocación cristológica, mariológica o del santoral.

Figuras artesanales

Con frecuencia se trata de exvotos anatómicos, es decir, representación de la parte del cuerpo u órgano que recibió la curación divina: por ejemplo, un pie o pierna, un brazo, ojos, orejas, etcétera. San Gregorio de Tours mencionaba que tales exvotos eran muy comunes en la Francia de los Merovingios (siglos del V al VIII), lo que demuestra que los exvotos católicos no iniciaron en el siglo XV, como suele decirse.

Los exvotos anatómicos suelen elaborarse de cualquier material: yeso, cera, hojalata o de láminas de un metal precioso como es el oro o la plata.

En algunos templos de México las figuras artesanales que representan no son un órgano del enfermo sino al Sagrado Corazón de Jesús o al Inmaculado Corazón de María; son las formas ordinarias —y aveces las únicas— de los exvotos, y suelen aparecer enmarcadas dentro de algún cuadro o rodeando una imagen sagrada.

Otros exvotos

También pueden ser exvotos cosas tan variadas como:

▶ Inscripciones sobre piedras, o bien piedras colocadas en montoncitos en caminos hacia determinados santuarios. Esto último ocurre, por ejemplo, en el Camino de Santiago (hacia Santiago de Compostela, España), donde es muy común ver diversos montículos de piedras que peregrinos van dejando como señal de su paso por ese punto. Dichos montículos se conocen con la palabra gallega de «milladoiros», que en castellano equivaldría a «humilladeros». En el simbolismo cristiano del Camino de Santiago, esas piedras son señales de actos de penitencia.

▶ Objetos que hacen referencia al peligro o a la dificultad superada con la ayuda celestial. Por ejemplo, puede ser un barco a escala ofrecido por un marino que temió naufragar.

▶ Cintas de seda de distintos tamaños y colores colocadas junto a las imágenes, como manifestación de la curación o el favor recibido de algunos santos. Por ejemplo, imágenes de san Blas suelen tener colgadas muchas cintas ofrecidas por quienes estuvieron enfermos de la garganta.

TEMA DE LA SEMANA: EXVOTO, UN TESTIMONIO POPULAR DE LA AYUDA CELESTIAL

Publicado en la edición impresa de El Observador del 7 de abril de 2019 No.1239