La vida en el Cielo suscita muchas pequeñas dudas, sencillas e inocentes, pero que casi todo ser humano se hace alguna vez. El sacerdote estadounidense fray Bruce Cecil, de la Congregación de la Santa Cruz, se ha dado a la tarea de responderlas en su libro Todo lo que querías saber del Cielo pero nunca preguntaste. Aquí se resumen algunas:

¿Sabremos todo en el Cielo?

▶ No, porque nosotros nos quedaremos humanos en el Cielo. Nosotros no llegaremos a ser Dios.

¿Todos seremos iguales en el Cielo?

▶ Todos seremos diferentes en el Cielo, y ninguno de nosotros será superfluo. Esto significa que todos tendremos dones y talentos diferentes. Será como si fuéramos un cuerpo, en que cada órgano trabaja armoniosamente a favor del organismo entero.

¿Los difuntos en el Cielo nos ven ahora?

▶ Frecuentemente nosotros, los vivos, decimos que sentimos la presencia de nuestros seres queridos que ya fallecieron. Pero, ¿es una ilusión o es la verdad? Es la verdad. La Biblia dice que somos rodeados por «una gran nube de testigos». El contexto habla de los difuntos. Ellos están vivos.

Nuestro Dios «no es un Dios de muertos sino de los vivos, y para Él todos viven». Es la comunión de los santos. Lógicamente, si nuestros seres queridos siguen viviendo, ellos continúan en su amor por nosotros, y podemos continuar pre- sintiendo su amor y su presencia.

¿Nos sentiremos tristes en el Cielo por nuestros seres queridos que estén en el Infierno?

▶ Dios promete enjugar todas nuestras lágrimas. Pero, porque somos humanos, ¿cómo podríamos dejar de sentir pena por un muerto que haya ido al Infierno? Sentiremos compasión y pena para nuestros seres queridos de una manera semejante a cómo Dios siente tristeza cuando ve a sus hijos pecando. Pero esa tristeza no nos agobiará, porque estaremos rodeados por la presencia de Dios y por su amor.

¿Llevaremos ropas en el Cielo?

▶ Los que han tenido visiones del Cielo dicen que es una pregunta difícil de contestar, pues los que alcanzaron la salvación ni visten con ropa ni van desnudos. Es como si la ropa fuera una parte del cuerpo, una parte orgánica del cuerpo. La Biblia describe que en el Cielo van vestidos con «ropa blanca», y el blanco simboliza el color de la luz. El Cielo es lugar de la luz, mientras que el Infierno es lugar de la oscuridad.

¿Hay música en el Cielo?

▶ La Biblia dice «sí» en Apocalipsis 14,3: «Y cantaban un canto nuevo delante del trono y delante de los cuatro seres vivientes y de los ancianos. Nadie podía aprender aquel canto sino los ciento cuarenta y cuatro mil que habían sido rescatados de la Tierra».

¿Qué tan grande es el Cielo?

▶ En el Cielo la naturaleza del espacio es completamente diferente. Las medidas del Cielo en el libro del Apocalipsis son simbólicas, no físicas. En el Cielo hay suficiente «espacio» para miles de millones de personas salvadas de diferentes naciones y razas. El Cielo nunca se «llena», pero tampoco es tan «grande» que uno se sienta solitario en medio de la grandeza.

¿Qué haremos en el Cielo?

▶ Algunas personas se imaginan erróneamente que el Cielo es solamente para jugar con arpas y aureolas pulidas. La idea de vivir así por la eternidad parece aburrida e incluso espantosa. Pero el Cielo es completamente opuesto al aburrimiento. La eternidad no aburre porque no es como nuestro tiempo de reloj. La eternidad es como un continuo presente.