• “Un Niño nos ha nacido, un Hijo se nos ha dado… ‘Príncipe de Paz’. Grande es su señorío y la paz no tendrá fin sobre el trono de David y sobre su reino, para restaurarlo y consolidarlo por la equidad y la justicia” (Isaías 9, 5-6).
  • “Porque hay simiente de paz: la vid dará su fruto, la tierra dará su producto y los cielos darán su rocío; Yo daré en posesión al Resto de este pueblo todas estas cosas” (Zacarías 8, 12).
  • “Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: ‘Gloria a Dios en las alturas, y en la Tierra paz a los hombres en quienes Él se complace” (Lucas 2, 13-14).
  • “Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo” (Juan 14, 27).
  • “Porque Él [Cristo]l es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno, derribando el muro que los separaba, la enemistad,… para crear en sí mismo, de los dos, un solo hombre nuevo, haciendo la paz, y reconciliar con Dios a ambos en un solo Cuerpo” (Efesios 2, 14-16).

TEMA DE LA SEMANA: MIENTRAS HAYA PAZ, HABRÁ ESPERANZA

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 27 de diciembre de 2020. No. 1329